ledb

Sólo estamos buscando al Hombre.
No necesitamos otros mundos. Necesitamos espejos.
No sabemos qué hacer con los otros mundos.
Un sólo mundo, el nuestro, nos es suficiente; pero no podemos aceptarlo tal y como es.
Solaris ~ Stanisłav Lem

viernes, 18 de enero de 2013

Avaron ~ Mitología I

"Dommeneir Gerá", las Esferas del Mundo. Más allá del Ettjarnum se extiende el Caos


-I. Lamma-Engarit 'Caos'mar
  Era, en principio, el principio de todos los principios, la esencia de lo que siempre es, el Caos infinito e inefable y el Orden absoluto y perfecto. De esta resplandeciente oscuridad surgieron las ánimas de la imperfección, las Tres Casas de los Señores de la Creación a los que llamamos Danja. Su nacimiento quebró una región infinitamente pequeña del Caos y a esta brecha fueron a persistir en su existencia frente a la amenaza del Caos.

-II. Lamma-Engarit Dommenmar / III. Lamma-Engarit Ettjarnummar
  De su conciencia surgió el mundo que podemos conocer, 'Dommen', que asimiló la Grieta en la Negrura y que inmediatamente colmaron de su finitud e imperfección desde los horizontes de la realidad, la primera de las Esferas del Mundo o 'Dommeneir Gerá', era ésta la 'Ettjarnum', la esfera de El Horizonte, marcada en sus lindes por las fisuras dejadas por las sustancias de los Danja. Abocado el Mundo al frío de la muerte, los Danja comenzaron su larga campaña por evitar el fin de sus días. Una a una, las Casas pusieron en juego su poder.

-IV. Lamma-Engarit Shærnummar
  Eran éstas la Casa de los Estelares o Astareira, que desde la energía del gran vacío forjaron estrellas y galaxias para ordenar la segunda Esfera del Mundo, 'Shærnum' o la esfera de Lo Lejano, el firmamento cuyas mecánicas luchan en secreto por su propia existencia.

-V. Lamma-Engarit Kærnummar / VI. Lamma-Engarit Løkesmar
  Viendo que ésto no fue suficiente para evitar la amenaza de la decrepitud del mundo, la Casa de los Terrenales o Kēmer, dio forma a los estériles esferas de materia, erigiendo montañas, excavando valles y anegando océanos y mares, dando forma a 'Gebbe', el mundo que vemos y que es.
  Comprobando que ésto tampoco fue suficiente, la casa de los Etéreos, los 'Enknedeira', decidieron crear un astro cuyo corazón rugiese con el mismo fuego que el que animaba a los Danja. Dieron luz en este acto a 'Æton', el Sol, una vibrante esfera de llama y luz. Todos quedaron satisfechos con la realidad que habían creado, seguros de que los efectos no tardarían en verse, menos los Etéreos, que supieron ver más allá de la luz que sus almas habían creado, la imperfección de su obra...
  En un arrebato de osadía, los Etéreos se asomaron al Horizonte de Todas las Cosas, más allá del cual se extiende la negrura inmaculada. Extendieron una mano confiada y trajeron a estas dimensiones una gota, apenas, de aquella esencia inextricable. A partir de ella, dieron forma a un astro más, un mundo oscuro a la par que brillante, polvoriento y pulido, 'Hanar', el Mundo Extraño, la Luna Negra, había nacido. Los tres astros, junto a sus extrañas, oscuras dinámicas, 'Gebbe', 'Æton' y 'Hanar', formaban la tercera Esfera del Mundo, 'Kærnum', la esfera de Lo Cercano, el centro y Núcleo del Mundo.

-VII. Lamma-Engarit Gómonamar
  De cómo fue creada la Luna Negra, nada sabían los Terrenales y los Estelares, que juntos se dieron en llamar los Materiales frente a las extrañas prácticas de los Etéreos. Pero supieron lo que éstos habían hecho cuando culminaron su obra en un recóndito y oculto rincón de 'Gebbe'. Allí, utilizando la secreta sustancia que habían atesorado en la Luna Negra, crearon una existencia parecida en su esencia a los Danja, diéronle, pues, el aliento del Caos poderoso, que les infundió como a los Danja de todos los secretos de la conciencia, la voluntad y las sensaciones entre otros negros misterios.

-VIII. Lamma-Engarit 'guerra'mar
  Cuando los ecos de tan macabro acto de creación llegaron a los Materiales, estalló de inmediato una cruenta guerra debido al deseo de éstos de exterminar la abominación y la voluntad de los Etéreos de brindarles refugio, consejo y tutelaje.
  Que el traer una porción de Caos adentro de las Esferas del Mundo consentía en acelerar el fin de las dimensiones, decían unos. Pero que era a costa de conseguir la solución a la muerte y el final.
  Pero la guerra continuó, sacudiendo mundos, estrellas y dimensiones enteras. Fue así que la guerra duró eones, más aún que los que se invirtieron en la creación de las Esferas. La creación de los Etéreos resistió los embistes de los poderes desplegados gracias a la benevolencia de sus hacedores, mas la guerra tuvo que encontrar su fin antes de que los daños causados a los astros aceleraran el desgajamiento del tejido de todas las cosas.

-IX. Lamma-Engarit Eīmieramar
  Llegaron, así, los Materiales en un lado y los Etéreos en otro a un acuerdo. La paz fue sellada alrededor de la abominación, pues fue pactado que todos sus entes fueran despojados del recuerdo de su gloria y poder, su tecnología desaparecida, su cultura extinta, sus mentes limitadas. Sólo de esta forma se les permitiría pervivir en el mundo hostil, otrora cálido y generoso. Como legado de esta era de conflicto y vigilante de la costosa paz, dejaron los Materiales sobre las altas capas de 'Gebbe', una legión de seres que hasta el fin de los tiempos deberían guardar sin descanso el poder oculto en las débiles mentes de los condenados. Éstos fueron los 'Eīmier', los Errantes, que noche y día erran por el firmamento, vigilantes y brillantes motas de fuego purpúreo.
  Se retiraron, en fin, los Danja todos a secretos lugares de descanso para recuperarse por eones de las heridas sufridas en la cruel guerra. Fue oculta la Luna Negra a los ojos de la Tierra para no recordar a ser alguno la persistencia del Caos en el Mundo.

-X. Lamma-Engarit ?mar
asdasd