ledb

Sólo estamos buscando al Hombre.
No necesitamos otros mundos. Necesitamos espejos.
No sabemos qué hacer con los otros mundos.
Un sólo mundo, el nuestro, nos es suficiente; pero no podemos aceptarlo tal y como es.
Solaris ~ Stanisłav Lem

viernes, 30 de diciembre de 2011

A la Luz de las Sombras [-1]

A la luz de las sombras,
me arrodillé ante las mortajas de mi pesar,
me lamí las lágrimas que supuraban mis heridas,
busqué a tientas las esquirlas de mis huesos putrefactos;

di rienda suelta a los pozos de mi memoria,
ofrecí mi carne y mi mente al caos que se retuerce allende todos los páramos,
sentí, en fin, henchido mi complacer, plena mi gloria, cercana mi victoria;

vi la noche expulsarme a las llamas del amanecer,
vi arder en mi interior los recuerdos, consumirse como hojas en un incendio,
vi arder sobre mí una ira abismal, cirniéndose el ocaso de esta noche prohibida;

contemplé el miasma de mi estupidez,
la ira ciega de una oscuridad que se ahoga por su propio peso,
reconocí en esa mirada infinita mi inabarcable insignificancia.

Me iluminó un espectáculo de quebradas torres,
dolor alejándose entre las grietas del mundo con forma de ríos de tinta,
páramos de inconsciencia ardiendo para transformarse en selvas de cristal,
árboles impensables arraigando sobre piedras sin nombre;


me iluminó, en fin, cada error de cada palabra de cada recuerdo de cada acción,
cada nefasta decisión que alimenta la eterna decrepitud de un mundo cansado de esperarme,
cada instante de insensata espera, de fútil reticencia, de vacío sufrimiento,
la luz de las sombras de un lejano amanecer.

¡Por Odín!


¡Cincuenta y siete cabezas de caballo! ¡Treinta y dos caballos enteros!
¡Degollé sesenta y nueve mujeres! ¡Violé diecisiete reses!
¡Saqueé diecinueve villas danesas!
¡Empalé ochenta y cuatro cabezas en dieciséis picas!
¡Atravesé a cinco daneses con las mismas dieciséis picas!
¡Por Odín que sí!
¡Perlenbauer, por Odín!
¡Por Nähar y Ülfar!

martes, 1 de noviembre de 2011

sábado, 29 de octubre de 2011

[ FIN ]

  Como ya dije, la realidad es dueña de sí misma y no existe fuerza imaginaria que a ella pueda oponerse. La ciencia es el arte de estudiar, comprender, analizar esta realidad. Dentro de los límites de la ciencia, ella es todopoderosa e indiscutible señora. El científico no busca una respuesta concreta en la que ya pensó antes de recoger datos. Le puede gustar más una respuesta que otra, pero únicamente busca con absoluto ahínco la respuesta que subyace a todo, la verdad.
  Resumiendo. La ciencia indica que la teoría de la evolución es acertada. Ciertos personas dicen que no, aun sabiendo poco o nada de ciencia o llevándose llevar por lo que dos, tres o cien científicos dicen en un momento dado. Si se entra en el mundo científico intentando desmontarlo utilizando su misma metodología y filosofía se está incurriendo en el mismo ridículo y absurdo que el que va a un judío a convencerle de que el mesías llegó hace dos mil años.

  Ergo, la teoría de la evolución y todas sus consecuencias son correctas y por tanto verdad hasta que se demuestre lo contrario. Lo cual no parece que vaya a ocurrir mañana ni pasado.

  Salut.
  Y un asunto menos xD

viernes, 28 de octubre de 2011

Hummm...

  Y qué importarán las cosas que han quedado por hacer. Las palabras acumuladas, jamás pronunciadas; los gestos que se desvanecen y nunca se repetirán... Qué importan ya frente a todo lo que, posiblemente, me niego a ver, hacer o decir por culpa de esta absurda postura mía...


  All hail deep blue sky.

  Earl Grey

martes, 18 de octubre de 2011

... , and, and, and, ...

  Falta el aire, también. Pero no vienes de Maratón. Acabas de regresar del interior de la Tierra, de la más recóndita región de la mente humana. No has comenzado aún a saborear los primeros rayos de luz del alba que reina por siempre más allá y ya te sientes inundado de una energía incontrolable, incombustible, salvaje. Un ritmo, una pulsación, que ensordece la de la decrepitud y el caos. Estos son eternos, inevitables e irrevocables, la vida, no. Pero mientras ésta brilla, brilla con toda la fuerza que la ira, el placer, el dolor, la alegría y la amargura le proporcionan. Arde, incandescente, como la llama eterna que pervive por encima de todo humus, de toda decadencia y toda ceniza.
  El principio mismo del cambio.
  Y este fuego sabe mucho de los secretos de los gusanos, pero poco o nada saben estos del infinito júbilo de un orgasmo cósmico, de un abrazo inesperado, de un roce anhelado, del dolor de un último beso, del frío de la ausencia, de la amarga impotencia de la pérdida.
  Ëa! Que sea, desde las cenizas. Y de las cenizas, con los ojos llenos de fuego, hemos de alzarnos una y otra vez. Que sea, desde la penumbra, desde el caos, desde el dolor.

  Y lo más importante. Que la sombra del abismo imposible de la pérdida no nos impida ver el destello. El destello de la recuperación, del encuentro. La sorpresa, ¿no la oléis? Ya casi puedo olerla ya. Su aroma se mezcla con el humo negro satén de los tóxicos odio, recuedo, reproche y pérdida. Pero, ah, la sorpresa, rige sobre muchas cosas en nuestras mentes, sobre muchas cosas...

  Y de nuevo esa sensación, la poderosa crecida de un río henchido por un millar de millones de vasos colmados. La sensación de inminencia, como cuando estás a punto de tener un orgasmo. El mismo sentimiento de inminente colapso, de masa crítica...
  Ya no me puedo permitir el lujo de seguir esperando. Ya no puedo seguir siendo este receptor universal. No sé si soy un orgasmo cósmico andante, pero sí sé que la lluvia te moja más cuanto más rápido vayas. Me alienta saber eso.
  A correr viento en contra, se ha dicho, pequeños.

lunes, 17 de octubre de 2011

ALDS - El Águila (Parte 1ª)

  Era conocido por su destreza en el manejo de las armas. También lo era por la sutileza de sus palabras y la firmeza de sus actos. Era un joven justo, que honraba los juramentos, respetaba a los dioses y hacía cumplir las leyes. Sobre todas las cosas que le definían, era difícil encontrar a un hombre de su época en que la unión entre sus palabras y sus acciones fuese tan férrea y honorable. Nació en una cuna de oro, se crió en otra de esparto, creció entre artesanos y comerciantes y finalmente ascendió a la gloria que su destino había intentado arrebatarle.
  Y allí estaba, al fin, contemplando desde las alturas de una posición que le había costado sangre, sudor y lágrimas conseguir, tras largos años de aprendizaje, batallas y dura educación de la que se aprende por igual del anciano erudito y del sucio escudero. Pero la sombra de algún oscuro designio que las estrellas no quisieron revelarle le persiguió hasta el mismísimo trono desde el que cumplía su papel de soberano de las regiones montañosas allende el Río Negro. Rodeado como estaba por sus más leales guardaespaldas, aguerridos soldados curtidos en cien asedios convertidos ahora en centinelas de centelleantes armaduras de plata; muros de mármol, terciopelo rojo e incrustaciones de oro. Y su esposa, la mujer más devastadoramente bella que aquellas milenarias rocas habían conocido nunca. Pocas mentes tan brillantes como la suya han tenido el honor de manejar cuerpos tan bellas formas. Pero ni los centinelas, ni el consejo, ni su amada ni él mismo llegaron a sospechar la magnitud de la maldición que se venía aproximando desde hacía tiempo.
  La noticia del fugaz ascenso del caballero, unida a las más épicas narraciones imaginables acerca de aquel al que llamaban El Unificador, El Águila o El Monje Conquistador, provocaron primero cierto desasosiego entre los caudillos de las naciones adyacentes. Luego, una oleada de pánico. Era mucho más que un rumor la suposición de que el joven había decidido tomarse unos años de descanso para consolidar su gobierno mientras se entrenaba y armaba un vasto ejército de no menos de diez mil hombres con misteriosos propósitos. Cuando, con el rápido pasar de los años, El Águila no había dado aún ninguna orden en sentido conquistador alguno, la impaciencia de sus numerosos enemigos era ya insostenible. Pequeñas marchas de inspección, diversas tretas de espionaje y cientos de pesos de oro se invirtieron en evaluar el peligro de una invasión. Fueran cuales fuesen las intenciones del gobernante, los informes más conservadores apuntaban directamente a que su fuerza de combate estaba ya formada por cincuenta mil soldados profesionales armados con lanzas y arcos de calidad, espadas de hierro forjado y protegidos por corazas de cuero y bronce.
  Llevados ya por el miedo o por una creciente e innegable envidia, la conspiración tomó forma antes de conocer los objetivos de tan magna operación.
  Un día llego, según se dice, un cuervo hasta la ventana de la señora. Podemos conocer el negro mensaje que le transmitió, a la luz de lo que aconteció a los pocos días. La mujer desapareció, se desvaneció, como si jamás hubiese pisado el frío suelo del castillo, como si jamás hubiese tenido relación alguna con ninguno de sus habitantes. La consternación del señor fue tan grande que mandó a sus generales que dispusiesen a los ejércitos para recibir órdenes con rapidez. Tomó su caballo y marchó a la profundidad de las montañas con un reducido séquito de caballeros. La búsqueda se extendió en todo el reino, en su nombre, hasta que la noticia de su encuentro llegó con demasiado retraso a las cumbres nevadas en las que El Águila intentaba negociar con las tribus de salvajes por cualquier ápice de información. Regresó tan rápidamente como el mismo viento que aúlla en los días más fríos del crudo invierno montañés.
  Allí mismo, en el corazón del castillo, sentada en el suelo junto al trono, la encontró sumida en un llanto pesaroso. A cada palabra suya, ella le respondía con unas lágrimas más amargas y negras. Él calló y la abrazó, esperando que la aliviase de alguna manera. Ante la crudeza de que ella únicamente lloraba más y más a cada momento, absolutamente desesperado, la tomó en brazos y besó sus labios con la mayor dulzura de la que era capaz de imprimir en un solo gesto. Duró tanto aquel último beso, cuentan los mitos, que el mismo Sol se puso tras ellos, anegando la cámara de sombras siniestras. Ningún mayordomo acudió a encender las lámparas, ningún guardia entró para contemplar la escena, porque mientras duró el beso la práctica totalidad de los habitantes del castillo fueron asesinados por traidores que penetraron por ocultas entradas al interior de la tierra. Los pocos que consiguieron huir han podido contar esta historia y transmitirla hasta estos días. Sabemos, también, que allí, aferrados el uno al otro, murieron los dos, en el más cálido abrazo y el más frío beso. El Beso de Apophis, lo llaman. Es el más cruel veneno que haya llegado nunca a las manos de los hombres desde otras manos impías e innombrables. Heló el corazón del poderoso señor, le arrancó la fuerza a sus miembros y robó la luz de sus ojos. Fue condenado, así, a una no-vida que duraría tanto como durasen las esferas del mundo.
  Muchos años después de que los reinos salvajes expoliasen las maravillas del joven reino y de que acabasen las sangrientas batallas que se libraron alrededor del desorganizado y numeroso ejército sin señor, alguien reparó al fin en el abandonado castillo de mármol y piedra. Encontraron en él, confinada entre cuatro muros mugrientos, cubiertos por la sangre de sus allegados y fieles, a la pareja momificada, aferrados el uno al otro, siendo aún conscientes de cada roce, de cada sutil cambio del aire, de cada mota de polvo o de luz y de cada segundo de su larga y cruel existencia. Independientemente del bando al que perteneciese el grupo de hombres que se encontró con tal escena, actuaron conforme al honor que albergasen, llevando al señor a su trono, limpiándolo y cuidándolo desde entonces y durante décadas, sin cambiar una sola cosa más en todo el castillo, conservando así cada putrefacto cadáver en su lugar, cada roída pieza de armadura, cada apolillado tapiz. Qué negro destino para un conquistador, para un amante, para un hombre de acción y de artes, vivir enclaustrado en semejante pozo de decadencia, teniendo día y noche ante sus entreabiertos ojos a su amada tendida sobre la alfombra de tela podrida. Los hombres del lugar le coronaron, al fin, como no habían llegado a hacer mientras vivía en verdad. Lo hicieron con una corona forjada con el hierro de un meteoro. Le colgaron a los hombros un pesado manto de terciopelo rojo y colocaron en sus rodillas su más bella espada. Y es importante decir que no hicieron nada de esto desinteresadamente...
  Lo hicieron como tosca forma de agradecimiento. La lejana mañana en que cuatro hombres comunes lo sentaron de nuevo al trono, El Águila abrió los labios y comenzó a hablar. La voz sonaba en su garganta exactamente como suena el agitado aire de una cueva lo suficientemente grande y profunda. Arrastraba las palabras de una forma lenta pero incansable. Miles de palabras surgían de él, incomprensibles, inconexas. Pero eran apuntadas todas y cada una de ellas, hasta que con el paso de las semanas comenzaron a cobrar un sentido. Un sentido ciertamente abstracto, casi macabro. Sólo tras varios meses pudieron comprobar, casi de forma fortuita, que las largas frases que El Águila pronunciaba eran profecías. Siempre profecías sangrientas, crueles y desastrosas. Comenzaron a hacerle preguntas. Y respondía, acertadamente, de forma más o menos críptica pero con una precisión demoledora. Pronto llegaron allí los más altos dignatarios de poderosos señores en busca de consejo. Y los consejos que pronunciaba en nombre de oscuros astros hacían que las guerras estallasen, que las revueltas se sofocasen, imperios se alzasen y naciones se hundiesen, a su alrededor, durante casi mil años.

domingo, 9 de octubre de 2011

Arbor

 Decidme. ¿Verdad que suena como el susurro de las hojas? El de los árboles sabios, fuertes, cuyas raíces han sentido el sabor de la sangre de las guerras, el del llanto de amargura, el etéreo perfume de la felicidad... Así hablan los susurros de esta clase de árboles:

no sé, tio
es extraño
hace 12 o 13 años ue nos conocemos
y hemos tenido una relación rarísima
pero los últimos años...
me duelen las cosas que te pasan como si me las hicieran a mí
sabes?
pero es difícil hacerte sentir mejor
porque todas las frases hechas que te diga
del tipo: esto no te lo merecías, encontrarás a otra, volverás a enamorarte, blablabla
tú sabes que son chorradas
y yo lo sé también
asique es un puro convencionalismo
por tanto
creo que lo que debes hacer
es estar tranquilo
dejar que tu corazón tome las riendas
tumbarte a leer cuando te apetezca
llorar cuando lo necesites
sentirte solo cuando el cuerpo te lo pida
y, poco a poco, dejará de pedírtelo
porque te irás poniendo mejor
y un día saldrás a la calle y te toparás de morros con el mundo
volverás a ver los orgasmos cósmicos
porque siguen ahí, nunca se van
y la verás a ella, y sólo recordarás lo bueno
eso es un fenómeno fisiológico
sabes?
la memoria elimina progresivamente los recuerdos desagradables
y cuando menos te lo esperes
dentro de un mes
o dentro de unos años
encontrarás a otra
pero no la busques
porque llegará sola
también hay que estar solo en esta vida, sabes?
es bueno para uno, se aprende mucho
mírame a mí, he mejorado como persona en los años que estuve sola antes de conocer a temari
debes pasar un tiempo solo
con tus amigos
pero libre
sin el dolor que da estar enamorado de alguien
porque amar duele, aunque suene a frase pastelosa
y tu lo sabes bien
así, cuando llegue Clío
estarás preparado para hacerla más feliz
y serás más feliz con ella

viernes, 26 de agosto de 2011

EVO [II] - Tierra Joven 2 - (Erosión)

Al estudiar las genealogías dadas en la Biblia (por ejemplo ver Génesis 5 y 11) y otras fechas particulares, descubrimos que el universo tiene más o menos 6,000 años —no ‘miles de millones’. Existe mucha evidencia consistente con esta edad basada Bíblicamente. Por ejemplo:


1. Los continentes se están erosionando demasiado rápido. Si los continentes en verdad tuvieran miles de millones de años, ya se habrían erosionado por el viento y agua. La elevación de las montañas al igual que los otros procesos geológicos de ‘reciclaje’ no son capaces de explicar el nivel de erosión.


2. Los océanos no son lo suficientemente salados. Cada año se depositan millones de toneladas de sal en el océano a través de los ríos, incluyendo los subterráneos. Sólo una fracción de ésta regresa a tierra firme. Utilizando las presuposiciones más favorables para los que creen en edades grandes, la edad máxima absoluta del océano es tan sólo una fracción de los supuestos ‘miles de
millones de años.


3. La atmósfera no tiene el Helio pronosticado. El helio es un gas ligero formado durante la descomposición radioactiva alfa en los minerales en las rocas. Rápidamente escapa y entra a la atmósfera mucho más rápido de lo que puede escapar de la gravedad Terrestre. Aún si Dios hubiera creado la Tierra sin helio, la cantidad diminuta que existe hubiera tomado cerca de dos millones de años para acumularse. Esta observación indica que la edad máxima es mucho menor a los supuestos 3,000 millones.

Fechación Radiométrica y la antigüedad de la Tierra... - Answers in Genesis



  1.  Erosión y Orogenia

  No hay ningún artículo dentro de answersingenesis que explique qué les lleva a pensar que los ratios de erosión por toda la corteza terrestre superan con creces los de orogenia y vulcanismo y demás mecanismos de crecimiento. Tampoco esperaba encontrarlo. Pero he encontrado esto: No Slow and Gradual Erosion - Answers in Genesis.
  Empieza exponiendo la obviedad de que, si es cierto que hubo un Diluvio Universal, podrían esperar encontrarse capas y capas de fósiles de plantas y animales muertos y enterrados entre toneladas de barro, limo y tierra. Hummm. Antes de analizar los supuestos científicos que trata el 'artículo' acerca de las capas del Gran Cañón, quiero hacer una observación... El Gran Cañón tiene una profundidad de unos 1800 metros. Ellos admiten, para la consecución de sus hipótesis, que al menos hasta esa escala todas esas capas fueron producidas por el Diluvio Universal ya que están repletas de fósiles que ellos vinculan a esta catástrofe. Ahora bien, ¿cómo puedes 'rellenar hacia arriba' una meseta (ya que el Cañón está asentado en una meseta de más de 300 mil kilómetros cuadrados que ascendió varias millas por los movimientos tectónicos hace millones de años) de al menos 1800 metros verticales de sedimentos? Eso en principio no extraña, ya que en efecto posee varios kilómetros de profundidad distribuidos en capas.
  Lo que ocurre es que estamos hablando de unos aproximados dos millones de kilómetros cúbicos de deposiciones en un solo año. Cada día de los que duró el diluvio depositó en la meseta (recordemos, hacia arriba, estudiar la definición de meseta para más información) más de cinco mil kilómetros cúbicos de sedimentos. Y mientras iban cayendo unos los anteriores se estratificaban en cuestión de semanas siguiendo patrones de solidificación que solo se han observado en modelos de millones de años. Esto tendría ligero sentido si cada ciertas semanas durante el diluvio la lluvia fuera arrastrando diferentes animales y fósiles en distintos grados de desarrollo evolutivo enmarcados en diferentes materiales, aun violando los patrones que señalan el origen costero de algunos estratos del Gran Cañón. No hay agua en todo el planeta Tierra para mover tales masas de tierra y seres vivientes de formas tan precisamente parecidas a deposiciones de millones de años. Y, recordemos, hacia arriba y en todos los puntos de nuestro planeta donde podemos encontrar sedimentos con fósiles de kilómetros de profundidad. Puedo hacer un croquis si es necesario.
  Hablando de lo que el artículo trata estrictamente de demostrar... Los límites entre las diferentes capas observables en el Gran Cañón son llanos. Unos límites lisos y preciosos. Esto, según ellos, no concuerda con los conceptos ateos y seculares de erosión. La erosión típica que creemos conocer es la requiere décadas, siglos o miles de años en causar efectos visibles. Ahora bien, si la creación de los estratos del Gran Cañón han sufrido el paso de millones de años, ¿no tendríamos que ver señales de esta erosión? Precisamente por esto es que los cambios de estrato son planos, porque la erosión aplana los estratos conforme se van haciendo, sobre todo si lo hacen lentamente. Además, tras la formación de diferentes estratos sobre otros, los más antiguos se han ido haciendo más y más planos por el peso uniforme de los demás.
  Intentan imponer más falacias a lo largo del artículo, pero contrademostrarlas se me hace tan largo, tedioso y pesado (aparte de que tendría que pagar por leer varios artículos que he encontrado por ahí, como este). Las referencias que porta el artículo (¡al fin referencias!) son a algunos estudios publicados en ninguna parte por el ICR (Institute for the Creation Research) o libros publicados privadamente sin utilidad ni validez científica o escritos en las postrimerías de los 30. De hecho, una breve hojeada por Internet hace que te encuentres con esto cuando buscas información acerca del maravilloso libro publicado en nombre del ICR. Aunque tal vez sea más de lo que algunos quieren saber, aparte de las soberbias manipulaciones de datos... And so on...
  Y eso que la geología es una de las ciencias por las que menos me intereso, cuando no sencillamente no me gusta. Pero viendo esto casi me dan ganas de estudiarla.
  ¿Lo mejor? Ver cómo estos 'investigadores' intentan entrar en la realidad científica y utilizar el método científico y su tecnología experimental para confirmar unas hipótesis de la forma más falaz, arbitraria y falsa que uno puede malsoñar. Repito que no es arbitrario que decenas de métodos de datación, geológicos, radiométricos y demás apunten al mismo sitio. No es que nosotros lo queramos así. Es que es así. Y estas dataciones escapan con creces los errores de medida o experimentales que tendrían que suponer una diferencia de casi 5 millones de años...

  Aquí un par de estudios de esos que son de verdad:
  Thrust belts and foreland basins: from fold kinematics to hydrocarbon systems ~ Olivier Lacombe - Sociedad Geológica de España [Bastante interesante para este asunto a partir de la página 22, donde empieza a hablar del crecimiento de ciertos sistemas montañosos superando los ratios de erosión. Tiene 489 páginas. Ha sido publicado por separado por la Sociedad Geológica de España y por la General de Francia. El señor Lacombe es profesor en el Instituo de Ciencias de la Tierra de París, de la Universidad de Pierre y Marie Curie. Esta Universidad es la 6ª en Europa y la 39ª en el Mundo según consenso universitario mundial en el 2010. También es la 22ª en Ciencias Naturales y parte de La Sorbona.]
  Tectonics, climate, and landscape evolution ~ Escrito por Sean D. Willett - Sociedad Geológica de América [Este es algo más denso. 449 páginas. Interesante en los alrededores de la 100. Es profesor en el o la Eidgenössische Technische Hochschule Zürich, que lleva a ser algo así como Escuela Politécnica Federal de Zurich, de siglo y medio de existencia, con gran bagaje académico a sus espaldas (en 1921 ingresó un profesor llamado Albert Einstein...) con grandes departamentos de física, química y matemáticas puras.]






Long-term landscape evolution: linking tectonicsand surface processes ~ Escrito por Paul Bishop - Wiley InterScience [Me lo he encontrado de casualidad. Bien explicado. Más genérico que los anteriores, explica y desglosa los factores que interveienen en la evolución de la geografía desde el punto de vista física, ya sea por tectónica de placas, ya por erosión, sedimentación... Miembro de la Real Sociedad de Edimburgo, profesor en la Escuela de Ciencias Geográficas y de la Tierra de la Universidad de Glasgow, fundada en el 1451, cuando todavía no existía España, para orientarnos. Allí estudiaron Adam Smith (padre del 'capitalismo'), Lord Kelvin (un importantísimo físico, químico e ingeniero del siglo XIX que, siendo creacionista, aportó pruebas señalando a la edad de decenas de millones de años de la Tierra). ]






  Con esto concluye mi intento de refutar la hipótesis de la desproporción erosiva. Sencillamente, algunos procesos geológicos sólo pueden tardar en completarse cinco minutos, cinco mil años o cinco millones de años. Pero si hay procesos que únicamente pueden completarse en cinco mil millones de años y además están contrastados con decenas de tipos de dataciones radiométricas, basadas en sucesiones y cambios climáticos y glaciares, basados en cambios previsibles en radiaciones cósmicas... y todos coinciden, únicamente puede significar una cosa, se le den las vueltas que se le den. La tierra no tiene cinco mil años. Puede que tenga 3 mil millones o 7 mil millones en vez de alrededor de 5 mil millones, aunque tales errores sigan siendo improbables a escalas cósmicas...

jueves, 25 de agosto de 2011

EVO [I] - Introducción a la Teoría y Tierra Joven

  La Teoría de la Evolución es solamente una referencia formal a un hecho miles de veces documentado, corroborado y contrastado. La palabra Teoría no hace referencia, como muchos intentan hacer creer, al carácter hipotético del evolucionismo. La misma palabra se utiliza para designar la Gravitación o la Relatividad cuando estos otros dos hechos son tan reales y tangibles como la evolución. Sólo la entrada del evolucionismo en Wikipedia tiene 366 referencias. Goza de plena aceptación en el seno de la comunidad científica internacional y en toda universidad que se precie. Pero, claro, NADA en este mundo humano tiene 'total' aceptación.
  En contraposición al Evolucionismo (que, recordemos, no es una doctrina de fe sino un conjunto de leyes, observaciones y hechos apoyados por todas las luces de la razón y del método científico) está tomando fuerza todo un ramillete de contrateorías englosadas como Creacionismo, marcado por principios como el Diseño Inteligente, la Teoría de la Tierra Joven (como cita Wikipedia: Se estima en un 47% el número de estadounidenses que comparten esta opinión, y casi el 10% de universidades cristianas imparten esta teoría en sus clases.) y demás supuestos que, en cambio, sí suponen actos de fe.
____________________________________________________________

  Empecemos por desmontar el supuesto de la Tierra Joven.
  Según los creyentes en este hecho, la Tierra tiene una edad de entre 5.700 y 10.000 años, frente al consenso científico respecto a los 4.7 mil millones de años. Bien, esto es relativamente sencillo de averiguar. Existen varios métodos de datación que permiten conocer con mucha precisión la edad geológica de cualquier resto que puedas encontrar. Esto vale tanto para un jarrón de cerámica como para la Tierra en sí.
  Datación por radioisótopos. Debido a los principios y leyes que rodean la Física Nuclear (de nuevo, devenidas de la observación y métodos científicos), podemos afirmar lo siguiente:

  -Los núcleos atómicos se componen, principalmente, de neutrones y protones. El número, Z, de protones de un átomo determina el elemento al que representa. El número de neutrones de este átomo, N, es ligeramente variable. A cada una de las variedades de N se le llama isótopo de ese elemento.
  El ejemplo más sencillo se da para el Hidrógeno. El Hidrógeno se caracteriza por tener un único protón. Sus tres isótopos son protio, cuando no posee ningún neutrón, deuterio, cuando además del protón tiene un neutrón y tritio, que tiene dos neutrones acompañando su único protón.
  -La radiactividad es la consecuencia de la inestabilidad de un átomo. Cuando al átomo le resulta difícil contener la estabilidad del núcleo, existe una probabilidad constante para que se libere espontáneamente de energía sobrante que le ayude a recuperar, con sucesivos pasos, su estabilidad. La liberación de energía se hace a través de los diferentes tipos de radiación, alfa, beta y gamma. Cada una está compuesta por diferentes paquetes de energía o materia y su pérdida ayuda a estabilizar el núcleo. Diferentes isótopos de un mismo elemento serán más o menos estables y por tanto más o menos radiactivos.
  -Los tipos alfa y beta de radiación (núcleo de helio [2 protones + 2 neutrones] y electrones/positrones, respectivamente) producen cambios estructurales en el núcleo del átomo. En concreto, el número de protones se ve alterado, por lo que ahora el átomo se ha convertido a otro elemento. Este fenómeno se conoce como decaimiento radiactivo. Existen unas predeterminadas series que relacionan diferentes isótopos de diferentes elementos entre sí, estableciendo que los más pesados derivan en los más ligeros, sucesivamente, tras determinado tiempo liberando más y más radiación.
  -El decaimiento radiactivo está guiado por el período de semidesintegración y otras medidas intrínsecamente relacionadas. Esta magnitud refiere al tiempo necesario para que la mitad de una muestra dada se desintegre. Su validez se basa en mediciones de desintegración de muestras y en la ley de grandes números respecto a este tipo de sucesos aleatorios.
  -El período de semidesintegración y sus magnitudes relacionadas (ratio de decaimiento, tiempo de vida medio) son CONSTANTES para cada isótopo. Existen algunas excepciones puntuales a este punto, que en ningún caso afecta a los isótopos utilizados en mayores escalas que a la de centésimas de unidades percentuales (sí, del orden de 0,01s %, que para el supuesto caso de 4.7 mil millones de años, supondría obligarnos a decir 4.7 ± 0.00047 mil millones de años, un error tan pequeño que no merece más que una nota al pie). Estas excepciones a la característica constante a la desintegración radiactiva son:
    1.  Existe un único isótopo que exhibe variaciones notables de alguna unidad percentual respecto del medio químico en que se encuentre, en condiciones terrestres. Lo importante es que no solo este elemento no se usa en datación, sino que ese isótopo en concreto, el Berilio-7 es muy escaso, de tiempo de vida medio reducido y ligado a un origen cósmico.
    2.  Existe un tipo radicalmente distinto de decaimiento radiactivo en un medio totalmente ajeno al terrestre, el plasma del interior de las estrellas.
    3.  Esta última posibilidad resulta trivial por lo absurda que resulta, aunque bastante real al fin y al cabo. La relatividad del espacio-tiempo puede hacer que una muestra de material radiactivo que viaje por el espacio a velocidades (relativas a la velocidad de la Tierra por el espacio) astronómicamente altas, al ser traída de vuelta a la Tierra, mostrará evidencias de decaimiento más rápido de lo normal. Consultar la paradoja de los gemelos para más información.

  Como resulta obvio, en conjunto todos estos hechos blindan la siguiente proposición.
  La edad de una roca puede datarse por muchos métodos relacionados con la desintegración de isótopos radiactivos incluídas en ella. Dada una edad ofrecida por una roca tal, la edad de la tierra no será menor a la edad de esa roca, acaso mayor. La consistencia de la datación de alrededor de 4.7 mil millones de años está en concordancia con la edad inferida para el Sol y otros cuerpos del Sistema Solar.

  Aun así, existe una objeción no muy seria a esta datación:
  Se asumen los tres siguientes supuestos:
    1.  Las condiciones iniciales de la muestra de roca son conocidos con precisión.
    2.  La cantidad de elementos padre (los que inician la desintegración y son referencia) no ha sido alterada por otros procesos que no sean la propia desintegracián radiactiva.
    3.  El período de semidesintegración del isótopo padre ha permanecido constante desde que la roca se formó.
  Para algunos, el asumir estos tres supuestos supone un grave error. En efecto, parecen violar el método científico. Pues bien, en la datación radiométrica ya se asumen estos riesgos. Las condiciones iniciales están controladas por la temperatura de cierre, la temperatura bajo la cual la muestra de roca se solidifica y los elementos presentes en ella ya han culminado su difusión y estratificación (por tanto, los isótopos padre se separan de cualquier otro contaminante). Por tanto, la edad medida es el tiempo que ha pasado desde que la muestra superó la temperatura de cierre que la convirtió en un sistema cerrado. La cantidad de isótopos padre no ha sido alterada, en principio, por la razón ya expuesta, la roca se ha convertido en un sistema cerrado no influido por el exterior. El período de semidesintegración, en efecto, es constante. Aun así, existen métodos para salvar las probabilidades de error en la confirmación de estos principios, sobre todo el de 'sistema cerrado'. En una misma muestra se pueden hacer dos, tres, cinco o más tipos de dataciones radiométricas basadas en la desintegración. Se pueden aplicar y en efecto se aplican sistemas estadísticos que filtran los errores como el diagrama de Concordia. Y existen métodos basados en la creación de estelas y halos en las rocas por parte de las partículas alfa al atravesar la muestra durante las desintegraciones.

  La datación radiométrica no sólo parece un método blindado, seguro, confiable, científico, racional. Es que, además, lo es.
  Las conclusiones del RATE (Radioisotopes and the Age of The Earth), un proyecto del Institute for Creation Research y la Creation Research Society acaban asumiendo que el periodo de semidesintegración de ciertos isótopos se vio afectado por el Diluvio Universal de forma que todos ellos decayeron millones de veces más rápido de lo que las leyes de la física nuclear imponen a la realidad. No sólo el Diluvio Universal no existe (existen inundaciones aisladas, como la del mar Negro en la prehistoria, pero eso ya es otra historia...). No sólo un diluvio o inundación de cualquier tipo no puede afectar a los ratios de desintegración de los isótopos radiactivos. No sólo estos ratios son prácticamente constantes en la práctica (desde luego, sí que lo son en proporción a los desajustes necesarios para creer en la edad de 6000 años).
  Lo que ocurre no es sólo eso, sino que por mucho que les pese a algunos no se puede deformar la realidad y convertir el método científico en una falacia aberrante para ajustar los resultados de tu proyecto a la realidad que dicta un libro escrito por ancianos iluminados como tantos otros escritos por otros tantos ancianos iluminados.
  El método científico, la física nuclear, es más, las rocas y los isótopos radiactivos no oirán lo que los creacionistas de Tierra Joven les quieran ordenar. Los átomos se seguirán comportando como les dicta su naturaleza mientras los verdaderos científicos sondean sus verdades de muchas de las formas posibles.
  Pese a todo, me queda más y más claro a medida que investigo que los investigadores creacionistas buscan los métodos y los procedimientos susceptibles de arrojar los datos que buscan, casi negándose o obviando los métodos y prácticas que asegurarían una total verosimilitud a las conclusiones, porque sienten que si los datos contradicen tal o cual palabra bíblica, todo el universo se desmoronará a su alrededor. La diferencia estriba en que al verdadero investigador no le importa si la Tierra tiene 3000 años o 5 mil millones. Lo que le importa es que tiene una edad determinada, que representa la verdad respecto al origen de la Tierra; esa pequeña verdad es su meta, y su camino es buscarla esté donde esté mientras el creacionista se empecine en construir caminos imposibles que le lleven a verdades prefabricadas al gusto de teólogos que nada sabían del pulsante corazón de este planeta.


_______________________________________________________________


  La razón por la que he atacado la Tierra Joven (aparte de porque es una idea falsa, no requiere más justificación) es que supone un aro de fuego muy, muy estrecho para la realidad evolucionista. La evolución necesita de millones de años para dar fruto y una ventana de tiempo de no más de 6000 años no otorga a sus mecanismos más libertad de la necesaria para llevar del lobo al caniche o del hierbajo a la mazorca de maíz.
  Acabada y aniquilada esta falacia, desaparece un gran filón de supuestos cortapisas al evolucionismo. Quedan muchos más, pero tampoco demasiados...






  Avaron V.


Principales fuentes:
________
http://www.asa3.org/ASA/resources/wiens.html
http://en.wikipedia.org/
http://www.answersingenesis.org/get-answers
http://www.answersingenesis.org/get-answers#/topic/radiometric-dating

viernes, 19 de agosto de 2011

- Sin Nombre - I (?)

  P.

  La luz se derramaba sobre las aceras, bañaba los ajados lomos y rostros de los estoicos edificios y parecía escurrirse sobre el brillante asfalto. Como toneladas de oro líquido caía hasta cubrir la más pequeña grieta y el más sombrío rincón. Junto a aquella ola dorada venía también una brisa reconfortante, del aire más puro que uno podía soñar con inhalar profundamente en una ciudad tan contaminada como aquella, como cualquier otra. Bajo aquel torrente uno sentía primero una insoportable sensación de vulnerabilidad, como una presión que tirara de todos sus órganos y lo alzasen hacia el infinitamente claro cielo de la mañana. Después le conmovía la calidez del tacto de aquella luz tan pura y esperada.
  Era el primer día del año. Había habido ya muchos días desde el principio del año, pero aquel era el verdadero primer día, la primera vez que el sol abrazaba por completo las fachadas de las casas y los adoquines de las aceras, la primera vez que todos los objetos del mundo cobraban de repente un color y una intensidad que la humedad, el frío y la oscuridad habían intentado arrebatarles.
  No era necesario decirlo. Ningún hombre trajeado había anunciado estos hechos en el parte de la mañana, no hizo falta que se susurrase en los rincones de algún patio de vecinas. Simplemente, los habitantes de la urbe sabían que aquel día era el primer buen día, así que cuando uno más de entre tantos miles salía al exterior descubría que de pronto la ciudad entera había cobrado vida. Floristerías a pleno rendimiento donde antes se podría jurar que sólo se vendían raquíticas rosas rojas o rechonchas y oscuras flores de pascua. Cada retorcida y sucia calleja aparecía ahora como bañada en plata y oro bruñidos, tintadas del aroma a café y pan recién hecho, cargadas de la suavidad del continuo murmullo y estrépito humano.

domingo, 14 de agosto de 2011

0.55 y contando...

  0:55 y contando... Una noche cualquiera de un agosto cualquiera, por supuesto, pero no. Un 14 como otro cualquier catorce, pero no. Esta noche brilla. Este agosto brilla. Este año brilla. Resplandece amariconadamente, sí y mucho. Esta hora de lobos brilla, este minuto brilla.
  Y brilla por tu recuerdo, por la simple fuerza de tu recuerdo y tu capacidad de arrancarme la más sincera y dulce nostalgia. Brilla también por la potencia arrebatadora de una constatación: si consigo, antes de desaparecer de este mundo, de esta árida dimensión de luces y sombras, habiéndote hecho sentir por un solo instante lo que me haces sentir, aun en recuerdos, cuando nuestras miradas se encuentran... Habrá merecido la pena. Absolutamente todo, habrá merecido toda pena y gloria...
  1:00 y contando...


domingo, 24 de julio de 2011

Little Amber Green Bottle...

  Y si ya me parecía el regalo más maravilloso de mi vida, imagínate ahora...

  Y vuelvo a reiterar, si hace un momento me parecía el regalo más maravilloso de mi vida... Imagínate ahora...



  Del suelo de esta habitación...


  ...werden wir nicht fallen...

lunes, 18 de julio de 2011

El Principio de Todas las Cosas


  Alguno, al ver la forma y aspecto de esta entrada, se hará una ligera idea de adónde me llevarán mis pasos. Estará en lo cierto, aunque me temo que la única persona que sabe cómo evolucionará este monstruo no se ha pasado aún por este blog.
  Igual que hiciera en otro tiempo con otras bestias ( principio de 'CdP' ), vendré publicando aquí los primeros coletazos de un nuevo (y tal vez ambicioso) proyecto. Uno muchísimo más fornido y recio que 'A la luz de las sombras' y muchas veces más complejo que 'CdP'... Tan pronto como empiece a desarrollar algo con la suficiente coherencia, lo daré a conocer. De todas formas, no hay ahora nada que merezca más mi atención. ¡Nos vemos!

miércoles, 13 de julio de 2011

Ahora, la Ley Actúa


[Ahora, la Ley Actúa]

"La trama SGAE implica a altos directivos de la entidad, entre ellos Teddy Bautista (presidente) y José Luis Rodríguez Neri, por presuntos delitos de apropiación indebida, estafa de especial gravedad y administración fraudulenta. La investigación se centra en la presunta desviación de fondos a través de la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), filial de la SGAE dirigida por Neri, y la empresa Microgénesis, vinculada al propio Neri.
Pero el escándalo no sólo se circunscribe a las operaciones de presunto enriquecimiento ilícito por parte de los altos directivos de la SGAE sino, igualmente, a la actuación desempeñada por la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. La cuestión es: ¿existe responsabilidad política del Gobierno?"

- Libertad Digital -

"Teddy Bautista habría dimitido por la falta de apoyo de algunos miembros de su propia candidatura, que no veían con buenos ojos su continuidad tras su imputación por apropiación indebida de especial gravedad, administración fraudulenta y delito societario."

- Libertad Digital - (2)

"No sólo el Gobierno y el PSOE reniegan ahora de Teddy Bautista. Los artistas también han puesto el grito en el cielo y, a través de un comunicado, han pedido para la SGAE la convocatoria de nuevas elecciones a la Junta Directiva y que éstas se realicen con un nuevo reglamento electoral.

La misiva, de la que da cuenta este viernes el diario La Razón, incluye firmas de destacados artistas de la ceja como Pedro Almodóvar, Nacho Novo, Gabino Diego, Juan Diego Botto o Daniel Sánchez Arévalo. Son decenas quienes se han adherido al texto, también del sector de la música.

El mundo de la cultura llama a la "unidad" en estos momentos, si bien reconoce su "alarma ante los lamentables acontecimientos" así como su "preocupación porque la división de los autores con derecho a voto pueda debilitar aún más la posición de nuestra sociedad frente a los ataques de todo tipo que está recibiendo"."

- Libertad Digital - (3)

  Eh, no soy al único al que le parece un puñado de párrafos demasiado suaves y llanos. En verdad, la realidad es también tan llana como sencilla.
  Por un lado está lo que querían hacernos creer, que los internautas robamos a los artistas, que los ciudadanos robamos a los artistas, que los españoles robamos a los artistas. Después uno empieza a descubrir datos como los referidos a los ingresos de los artistas (estables, basados en actuaciones en vivo) y los de las discográficas y entidades de gestión de derechos de autor (basados en obsoletas redes de distribución sobreestimadas en cientos o miles de unidades percentiles sobre otros países [SÍ, discos jodidamente caros]). Luego, uno descubre lo que en verdad ocurre. Ellos roban a los internautas, a los ciudadanos y a los artistas. Así de simple.
  Antena3 podrá olvidarlo. El País podrá olvidarlo. Dentro de poco tiempo esto se hundirá en un pozo de amnesia programada, Teddy Bautista se hinchará a daikiris en Miami Beach, el CANON será una anotación a pie de página en el conciso artículo de Sinde de Wikipedia y todos habremos olvidado la mortal estocada a la democracia y a nuestros derechos de ciudadano que esta masacre de la razón está suponiendo.
  Pero yo no lo olvidaré. Tú no lo olvidarás...




http://www.idg.es/dealerworld/Teddy-Bautista-renuncia-a-la-presidencia-de-la-SGA/seccion-actualidad/noticia-111814

http://www.libertaddigital.com/internet/2011-07-12/dimite-al-fin-teddy-bautista-1276429402

http://www.nolesvotes.com/

miércoles, 22 de junio de 2011

"Ya noto la sal..." - José Luis Sampedro -

"Somos naturaleza. Poner al dinero como bien supremo nos conduce al desastre"

Entrevista a José Luis Sampedro


 [...]
Llevamos ocho años de Gobierno socialista. ¿No han estado a la altura?
 No, por una razón muy sencilla: no son socialistas. Es un Gobierno capitalista que pasa por socialdemócrata. El socialismo no habría privatizado Telefónica. Ahora anuncia que va a despedir a 8.000 obreros; si fuera del Estado, no lo haría. Y dirán: la empresa pública es menos rentable. Pero ¿para quién? Las empresas privadas dan más dinero para el director, no para los obreros. Y si viene otro Gobierno, será más capitalista aún. Los Gobiernos no evitaron la crisis financiera y los pueblos siguen votando a quien ha hecho las cosas mal. ¿Quiénes provocaron la crisis?: los banqueros. ¿Quiénes salieron antes?: los banqueros. ¿Quiénes siguen ganando mientras el resto está parado?: los banqueros. ¿Quiénes les manda?: el capital.
[...]
 
{Sacado de http://www.elpais.com/ a través de 'Padre'}

martes, 17 de mayo de 2011

Astaroth Selene Dormant Forland

  Tabla Hash, por supuesto.

  Las palabras se entrelazan y se muerden la cola unas a otras. Semejan peligrosos cardos que intentan arrancarme los ojos... No escribo, pues. Pero tengo que escribir. A veces, no escribir nada, como es el caso, es lo mejor que puede hacerse para conservar la cordura.

  Gutte nacht.

El Páramo [VI] | Gebrechlichkeit [III] | Y las cosas...

  Llega de improviso, una sensación que oprime el pecho y acto seguido lo libera. Inunda cada arteria con su frío y su calor. Como el dolor anega líquidamente el cráneo tras un golpe excepcionalmente duro. Una sensación tan maravillosa como dolorosa. Cobro plena y momentánea percepción del tiempo porque veo una foto. Porque veo una foto y sé que jamás la veré de nuevo. Puedo verla mañana, puedo verla dentro de veinte años. Pero jamás la veré como la he visto y sigo viendo esta noche. Jamás, ¡es sencillamente imposible!
  Siento cómo una corta serie de emociones se suceden, interpolan y superponen rápidamente...
El dolor de asumir esta pérdida anunciada. Este lento decaer que me aleja cada vez más de este magnífico, magnífico instante, más que grandiosos días, semanas... El rugido de la arena precipitándose por el cuello de botella de un artefacto de cristal me ensordece, la ira con que las horas y los días se suceden como una procesión de arrogante silencio...
La maravillosa felicidad que llega desde algún punto no declarado también se hace notar. Qué regocijo al comprobar mis miembros vivos, mis sentidos activos, mi cordura intacta. Pero qué regocijo al comprobar que siguen pasando los segundos, los minutos, las horas y aún nada ha cambiado. La foto sigue ahí y todo lo que significaba lo sigue cargando...

  Y ahora toquemos el páramo. ¿Existe? Sigo viéndolo igual de claro que el día en que lo creé, que fue el día en que arrojé allá mi alma. ¿Significa eso que exista? Sólo pensarlo es absurdo. Sé que sólo existe en la medida en que piense en él. Y, sencillamente, no pienso en él. ¿Lo he abandonado? No sólo eso, lo he arrancado de este universo y lo he emplazado en un lugar carente en absoluto de símbolos y emociones. Qué más decir...

  Y hablemos de Gebrechlichkeit. Exactamente lo mismo para él... el amanecer sombrío, la decrepitud.

  El Páramo fue la caída tanto como Gebrechlichkeit fue el nacimiento a las sombras. La caída desde la gracia y el alzamiento desde la bruma. Tal para cual. Y ambos carentes ahora de significado más allá de lo que el recuerdo me sugiere.

  El significado de todo esto, por otro lado, es obvio. Pero no tiene nombre ni se lo pondré. Es el ardor de unos labios, la suavidad de un roce, la textura de la sorpresa, la calidez de unas formas de amistad incombustibles y atemporales, el aroma de la victoria sobre la muerte.

  Estos instantes de contemplación... ¿Qué decir sobre ellos? Que mi victoria sobre la muerte se mide en estos y que, por ahora y entre tanto, mi victoria es total, absoluta, indiscutible...

domingo, 8 de mayo de 2011

Quod Erat Demonstrandum

  Hay una casta, una raza de silenciosos ateos que ven día a día, hora tras hora, las trazas de dioses primigenios, vastos y poderosos, en toda forma de energía, todo ápice de materia. Veo y supongo que ven en tantos objetos, acciones e instantes el reflejo de la mirada fría de algo muchísimo más grande de lo que jamás ningún Dios podrá ser concebido... ¿Qué tipo de abstracción mental puede ser más que la mismísima realidad?

  Oh, joder, que me valgan los dioses del infierno... ¿De qué manera si no podría explicar un inesperado y maravilloso pronto asmático? Qué demonios, ¿de qué manera si no podría yo explicar que resultase tan jodidamente gratificante?

  Y la sorpresa, señorr, la sorpresa y las cosas.

  Oh, sí, yo sí que 'emulo vida'!

miércoles, 4 de mayo de 2011

Propiocepción y otros convencionalismos sociales

  La canción de la semana, queridos compañeros, es una oda a la sublime decadencia orgánica y el lento retornar de la propiocepción... Que una cosa no quite la otra.

  Oh, sí, esa sensación que vuelve como el Mississippi cuando vino a contradecir a Heráclito... A la mierda la linealidad y la causalidad y todos estos asquerosos abstractos tan preciosos y tan alienantes y tan fácilmente subyugados al frío vacío sideral. Contra todo pronóstico, la profunda sorpresa me impide apenas ser partícipe de la sorpresa. Que podría escribir una epopeya y escribo un par de párrafos porque no puedo escribir mucho más. Ahhh estos tonos de gris, tan difusos, tan inconsecuentes, incoherentes e insultantes...

  Ah, sí, la sorpresa. Sí, bueno, la sorpresa es parte fundamental del retorno, de la catarsis, de la imprimación. La sorpresa es todo esto.

  Y de qué manera ruge el agua, que me valgan los dioses, de qué forma atruena...

sábado, 30 de abril de 2011

El Arcángel (Pre II) [MdS]

  Me entretengo momentáneamente intentando discernir, en el horizonte, la diferencia entre tierra y cielo, entre lomas suaves y oscuros nubarrones. Distraído hasta entonces, casi me duele volver a la realidad de la habitación cuando un sobresalto me atenaza el corazón con una taquicardia monstruosa. Busco desesperadamente recuperar el aliento e ignorar el estruendo del corazón en mi pecho. Me van a reventar las costillas, aunque antes caeré inconsciente al suelo, llego a pensar. Hay algo detrás de mí. Lo sé con la misma y absoluta certeza con que percibo la brisa húmeda y fría. Ante mí, la realidad sigue estremeciéndose lentamente. Como las suaves sacudidas de una medusa ralentizada, la luz solar viene y va y las nubes avanzan y se paran con relajados intervalos.
  No me cuesta mucho sentir un sonido que tiene la misma terrorífica cadencia. Una respiración honda, entrecortada y profunda, que sacude el aire como si fuese el mismísimo infierno el que exudase la bruma negra que puedo ver y no ver entresaliendo por las rocas, ladrillos y tierra de la realidad.
  Lenta, dolorosamente, me vuelvo para encarar la desollada bestia de diez cabezas sin rostro que quiere desvelar su negro futuro entre mis entrañas. No hay nada. Me lloran los ojos y se calma mi corazón. Recupero el aliento de golpe. Algo que tenía puesta su garra invisible en mi pecho ha desaparecido, dejando mi cuerpo entumecido y débil caer al suelo entre espasmos y resuellos. Me levanto, instantáneamente recuperado, sintiendo la vida retornar a todos los rincones de mi cuerpo. No me giro para volver a contemplar la calma y violenta visión del exterior. Salgo de la habitación, recorro los pasillos sin vida de una casa que es y no es la mía y finalmente salgo al exterior con los ojos cerrados.
  En efecto, sé que no quiero ver lo que sea que haya fuera, quiero creer que si formo parte de ello, dejará de atacarme. Vacío mi mente, inhalo el agrio aire fresco. Lo saboreo como supongo que una mosca saborea el néctar de una planta carnívora. Exhalo lentamente y abro los ojos.

miércoles, 20 de abril de 2011

El Arcángel (Pre) [MdS]

  El aire, tenso y oscuro, cae sobre mí con todo el peso del universo. Siento, incluso, cómo inunda mis pulmones lenta y dolorosamente. La sensación va desapareciendo conforme mis ojos se adaptan a la luz reinante. La ventana abierta a una vasta hondonada es, de repente, un sumidero de luz espesa. Pesadamente, notando crujir cada articulación, me levanto de la cama y me acerco al amplio ventanal. Acostumbrados ya los ojos, puedo contemplar frente a mí la grandiosidad de un cielo colosal, un firmamento uniformemente plomizo y sucio que parece estar en vertiginosa caída libre hacia los abigarrados árboles que pueblan la visión. Hasta allá donde alcanza la vista, puedo sentir rezumar de la polvorienta tierra una suerte de brumosa oscuridad que evita los rincones iluminados por los difusos destellos de un sol invisible.

Synesthesia II

Hummm
Interesante...


"Dicen los cuerdos que en la orilla del océano de la locura hay un filósofo. Y dice el buen filósofo que en la entrada del páramo de la nostalgia hay un loco. Y dice el enfermo emperador exiliado que allende las montañas de nieves perpetuas vive una bella doncella que...

...en fin, me dicen algunos que dice aquesta que los cuerdos no existen.

A cada cual su ausencia y su mentira. ¿O a cada cual su realidad y su verdad?"


La perspectiva lo es todo, queridos.
Aunque tal vez no exista un solo tono de gris...

Oh, Oh dioses.

Magníficio, magnífico.

domingo, 17 de abril de 2011

Synesthesia

"La larga melena negra caía sobre los hombros como una cortina de noche. La piel nívea, apenas moteada de pecas en mejillas y nariz, corría a ocultarse entre los pliegues de una falda rígida y el escote sinuoso de un corsé. Los labios rojos, que parecían conspirar junto a los oscuros ojos para encumbrar las curvas de su cuello desnudo. Todo esto arrastraba la nítida imagen que se alzó, desde las sombras que rodeaban el lecho de muerte, para atormentar su sombrío corazón.

Alargó una mano hacia esa belleza rebosante, ese anhelo contenido en un suspiro. Desapareció y fue como si nunca hubiese estado ahí. Mantuvo su mano allí, flotando en el helado vacío, cargándose de temblores y pánico, hasta que la mortal debilidad la hizo caer."

Toda forma de nebulosa oscuridad, toda mota de polvo estelar o ápice temporal parecen apuntar en la misma dirección. La dirección universal de la decadencia y la desaparición. Del caos. Pero dentro de este caos existe una constante universal, preternatural...

La tengo entre las manos. Largamente buscada, entre los pliegues de la negra falda de nuestros días, entre los destellos de una sonrisa de nocturno carmín o entre el eterno devenir de unos dedos creadores... La tengo entre las manos y no pienso dejarla escapar, a esta pequeña constante universal.

lunes, 11 de abril de 2011

La más antigua, la más poderosa (II)

La más antigua, la más poderosa emoción de la Humanidad es la sorpresa.

¡Sorpresa!

Y el sonido del Sol azotando las sucias aceras, el sucio asfalto, retumba en tu interior. ¿Conoces esas vibraciones que parecen sacudir a veces a las copas de buen cristal, ese inestable retumbar? Si parases el tiempo durante una de esas minúsculas sacudidas y observases las calmas moléculas en su caótico devenir... ¿no parecerían iguales que cuando el silencio reina en las estancias?


Ah... pero no son iguales...




A eso me refiero.

¡Sorpresa!



Y orgasmo cósmico, por supuesto.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Medio Hermano

  Con la anterior entrada he inaugurado otro tipo de entradas, una serie o saga de tamaño indeterminado con la etiqueta '[MdS]' y tag 'Medio Hermano'.



  Os explicaré brevemente 'Mundo de Sueños' y lo que significa para mí.
  Si algo, acaso, pudiera faltarle a Zeph el año pasado, era ese punto de gusto por las tramas Lovecraftianas, mundos imposibles y criaturas de inextricable terror. ¡No conocía nada de esto, así de simple! La lectura de algún librillo de relatos le abrió los ojos a este pequeño y retorcido mundo y supo aprovecharlo de una forma impresionante. A las pocas semanas ya había tomado forma en su melenuda cabeza la idea general de MdS. Una idea verdaderamente simple para alguien que ya conoce los universos lovecraftianos y cienciaficcionchunga, ¡pero apenas era el caso! Y, es más, jamás he conocido de una idea exactamente igual a esta. Al fin me he encontrado en la situación de "¿Pero es que a nadie se le había ocurrido esto?" Intentó, al principio, desarrollar algunos párrafos en inglés, pero le sirvieron más para concretar alguna idea que de acercamiento real al desarrollo de una trama concreta... Para ese mismo día podíamos ya escribir algunos párrafos más que desenvolvieran el tema como una gran alfombra persa, pero no lo hicimos.
  Tiempo después, traté de construir el primer relato corto autoconclusivo que pudiéramos integrar al ciclo, pero una serie de agentes externos impidieron siquiera que lo comenzase... Ahora, gracias a un simple concurso de relatos cortos, he podido obligarme a escribir un nuevo relato que ha pasado a ser el primero del ciclo. El próximo será, por supuesto, el que debió haber sido el primero, teniendo ya nombre y siendo una idea bastante nítida en mi interior. Además, al menos para Zeph, no resultará ajeno su nombre: "El Arcángel".
  A dónde pueda llegar todo esto no lo sé, pero me resulta MUY satisfactorio verlo crecer poco a poco, poco a poco...

  Por otro lado, pensaba escribir aquí más acerca de MdS en concreto, quiero decir, de su temática y la forma de desarrollarlo, sus tramas, sus intenciones... creo que será mejor no hacerlo. Leed los relatos que con suerte irán llegando y tal vez me digne a hacer aclaraciones, tal vez, tal vez, tal vez, ...

martes, 29 de marzo de 2011

La más antigua, la más poderosa. [MdS]

 Para Álex...

  Frío hiriente, el esperado en una habitación que lleva ya varios meses sin ser habitada. Las partículas de polvo en suspensión bañaban los marcos de fotos destinadas al olvido y objetos cotidianos que aún conservaban la calidez de unas manos que ahora… Se le hizo un nudo en la garganta. Tras inspirar profundamente, cerró los ojos y también la puerta, tras de sí.
  En la soledad, alejados de todo el dolor que embargaba a los habitantes de la casa, los libros bien ordenados sobre los estantes compartían entre ellos sus secretos escritos a fuego y tinta. Como la materialización de una improbable hipótesis, la energía acumulada por el movimiento del aire, la carga electrostática del papel o, tal vez, alguna otra causa trivial hizo que de entre dos de los innumerables libros de la estancia se precipitase al vacío un simple, irrisorio, trozo de papel.

  Cuando había dejado de odiar la casa, cuando no generaba ya dolor ni agonía, sus padres y él mismo sintieron por igual una indiferencia, casi un frío, que les arrebató por completo la esquiva sensación de hogar. Lo obvio se hizo inevitable y pusieron, como no habían hecho en años, todo su esfuerzo conjunto por acelerar la mudanza a un piso céntrico.
  Llegaron al acuerdo tácito de no tirar ni destruir ninguno de los objetos de su hermana, que al fin y al cabo no eran demasiados. Todos los libros los guardó él en su dormitorio, por ejemplo, aunque los trataba más como préstamos que como de su propiedad. Toda la estructura de su propio cuarto había cambiado, su nuevo hogar tenía los mismos objetos que el anterior pero a la vez se trataba de un espacio por completo diferente. Algo en que había reparado era que, curiosamente, lo que unía mejor la historia de los dos hogares era una serie de detalles y pequeños objetos, entre los que destacaban la alta figura de ébano que seguía dando la bienvenida a los invitados desde el hueco entre el zapatero y la puerta de entrada y, por supuesto, la lista de la Biblioteca Prohibida.
  La colección de libros de su hermana no era demasiado grande ni gloriosa, pero sí destacaba por su riqueza y valor culto; libros que no se encontraban en cualquier librería de a la vuelta de la esquina y de los que no abunda la información en Internet, aparte de alguna breve reseña que circula de un lado a otro. Una hoja, arrancada de un bloc de notas amarillo, recogía los títulos de las obras, los nombres de sus autores y la fecha exacta en que el volumen ingresó en el Archivo. Con letra enjuta y abigarrada, las líneas se amontonaban unas encima de otras hasta casi el final del folio, donde unas últimas líneas casi garabateadas se perdían en los límites del papel: ‘The oldest and strongest emotion of mankind is fear, and the oldest and strongest kind of fear…’.
  Después estaban los tesoros, los objetos que no veían la luz y que, por tanto, seguían su lento camino de desgaste bajo la protección de la penumbra de un cajón o una caja de zapatos; todas las joyas, pinceles, bocetos y poemas tenían asignados un rincón en que acumular recuerdos y ese tipo de sabiduría que se puede casi saborear en los objetos sobre los que pesan tantas emociones. Todo había sido organizado, examinado de antemano con detenimiento exhaustivo, ceremonial; los poemas, leídos, las libretas, apiladas, los utensilios, clasificados. Pero los diarios, no habían sido abiertos siquiera hasta ese día cualquiera, ese año cualquiera en que él superó el rechazo moral que se lo impedía.

  Primero le invadió la añoranza, con la alevosía de un río anegando una llanura. Después la necesidad de terminar de leer hasta la última palabra, hasta la última reflexión, esperanza, temor y ocurrencia ingeniosa. Cada idea que extraía de los diarios reverberaba contra la idea que de su hermana tenía, que había estado conservando como en ámbar todos esos años, cambiándola totalmente. Sus inquietudes, sus paranoias y sus sueños eran, además de secretos para él, propios de una mujer de mucha más edad y desde luego más bagaje intelectual que ella. Había estado adorándola por su madurez y sensatez aun cuando, de puertas para adentro, resultaba ser infinitamente más metódica, estable y emocionalmente brillante de lo que jamás la había imaginado capaz de ser.
  Seguía con este análisis pausado, conductista, hasta que se encontró de frente con la materialización de una idea sencilla que de repente se le hizo aterradora, un diario de sueños. Dejó de leer los diarios durante varios días, cuando se volvió a convencer, esta vez con redobladas fuerzas, a retomar la tarea; llevaba ya leídos cinco de siete diarios, precisamente, algo de lo que se dio cuenta más tarde, el punto en que se encontraba estaba fechado coincidentemente con la fecha que los psiquiatras indujeron para la aparición de la enfermedad.
  Simplemente, sencillamente, la imagen de su hermana arrojándose al vacío, arrastrada hacia él por sabe Dios qué tipo de negras fantasías, hacía que las manos le temblasen al rozar la aterciopelada tapa del sexto diario.

  Definitivamente, tengo que abandonar este arcaico modo de escribir diarios. La vida real me es conocida hasta el hastío, hasta el aborrecimiento. Con todo cuanto sea capaz de recordar me basto y me sobro. Sin embargo no sucede lo mismo con los sueños. Son tan vívidos como la vida (o más…) y aun así perdemos su recuerdo como agua que se escapa entre los dedos. Escribiré a partir de este día, en cuanto despierte, todo cuanto pueda exprimir, cada fragmento, cada sensación que me vea capaz de extraer de estas esquivas joyas…
  […]
  Estaba en casa, pero no era mi casa, quiero decir, ¡todo era distinto! Pero sabía que era mi hogar. Había gente de caras desconocidas, pero algo en mi interior veía en estas personas a mi hermano, a papá, mamá, Lucía, Ana, Luis… ¿Qué pasaba en el sueño? No lo sé, pero puedo recordar que todos reíamos y hablábamos.
  […]
  Había un campo de tulipanes, tulipanes que parecían amarillos o rojos, como olas. Creo que iba sola, pero por supuesto ese algo de mi inconsciente dice que no…
  […]
  He probado la inducción del sueño lúcido. Para qué explicar aquí cómo se hace… No quiero repetirlo jamás. Me he sentido más desconcertada y perdida que en ningún momento de mi vida. Cuando abrí los ojos, todo seguía igual, seguía en la misma posición, sobre la cama, pero la persiana estaba subida y toda la casa estaba inundada de luz… Conforme andaba por ella todo se fue volviendo opresivo, como si el aire se espesase a mi alrededor. Me costaba respirar. No había nadie en casa, pero eso no ha impedido que sienta, que sepa, que ha habido alguien merodeando. Me he sentido muy desorientada.
  […]
  Las sensaciones han sido maravillosas, al principio. Éste sí que ha sido un sueño lúcido. Para bien o para mal. Después… Bueno, no es la primera vez que las siento, pero esta vez ha sido peor. Desde cada rincón oscuro de la casa, las miradas me han acuchillado con esas pupilas de ascuas…
  […]
  Ojalá esto hubiese sido un sueño. Escribo esto cerca de dos días después del ‘sueño’. Por la tarde empezó a subirme la fiebre hasta que, junto con el dolor de cabeza, me obligué a acostarme temprano. Siguió subiéndome y subiéndome la fiebre, creo, porque me conviene creer que es esto lo que ha causado que lo viera. Desde el rincón que hay junto a la cómoda me han llegado inconstantes sonidos. Crujidos, chasquidos tal vez, gemidos. Como si hubiese una enorme y asquerosa rata royendo las esquinas de un mueble. Ni se me ocurrió encender la luz. Bajo la oscuridad total, me limité a contemplar la negrura hasta que aparecieron los ojos de nuevo, acompañados del ruido de un enjambre de termitas. Una gárgara terrible que se acercaba a mi cama conforme las pupilas rojas se encendían con más fuerza, se aproximaban y finalmente se congelaban a alrededor de un metro de mis ojos. El sonido de algo pesado y viscoso cayendo al suelo me provocó unas náuseas que al instante me hicieron perder el conocimiento, creo, porque no recuerdo nada más. No le he contado esto a nadie. ¿Alguien más tiene este tipo de sueños? Me gustaría saberlo. Me gustaría creer que sí. Tengo que creer que sí, que es normal. Supongo que sí.
  […]
  Siento llevar tanto tiempo sin escribir aquí. Eso no significa que no haya tenido sueños… al contrario, más bien. Tantos que siento estar perdiendo el control. En una misma noche he llegado a despertarme cuatro veces, bañada en sudor, para volver a repetir una y otra vez cientos de variaciones de la misma macabra pesadilla, siempre las miradas, siempre los ojos acusadores... El insomnio ayuda. Ahora que duermo tan poco, los sueños se vuelven menos agresivos pero más frecuentes. El aire huele raro.
  […]
  Creo estar más cerca de identificarlo. Siempre está ahí, siempre puedo olerle, aunque no siempre verle directamente pero sí sus huellas. Parece que no le gustan los otros, siempre que hay alguien cerca los susurros cesan. ¿Qué? No lo sé, aún…
  […]
  La voz o las voces o lo que fueran se acerca un poco más, tantea mis sentidos y cuando se sienten seguros de que no hay nadie cerca de que estamos solos. Sabe a noche. Las quemaduras que deja por todo el suelo son reales? Sigue sigue sigue susurrando, ¡nunca escucha! Tal vez no quiere irse, no quiere oírme, tal vez no puede.
  […]
  Siempre es noche. Algunos de por aquí dicen que no que el sol brilla que estamos en verano es mentira mentira. Ellos y yo sabemos que siempre es de noche que el sol brilla pero es noche porque no hay luz. ¡AH! Ya puedo entender lo que dice, carraspea y susurra siempre aunque no este sola siempre. Yo meneo la cabeza y le digo que no, sabes que le digo que no, verdad? Sabes que le digo que no puede hacerlo pero el insiste y dice que puede y lo hara y lo esta haciendo ya pero no es verdad, VERDAD QUE NO? Nunca podra cruzar la puerta nosotros se lo impideremos le digo pero entonces sonrie y dice que ya lo esta haciendo
  […]
  El hace que me duelan los ojos por que? Que pare pero me dice que no quiere. ¿Por que nos odia tanto? Creia que hacemos cosas que no les gusta pero ahora se que no que lo que somos es lo que odian eso es lo que odian lo que somos? No, lo que odian es que somos porque ellos no son. Pero es mentira porque ellos ya son! Por que son tantas mentiras.
  […]
  Soy feliz¡ ahora podre ayudarl no ser enfadado asi que ya no estará enfadado porque yo le ayudo y el dejara de daño solo tengo que, es fácil¡ ya no duelen ojos, gracias¡ ahora se que noson falta¡ por que ahora vemos los dos lo que vemos los dos falta poco y noche sabre a mi rededor y SOY MUY FELIZ¡
  […]
  He podido impedirlo por muy poco, seas quien seas tú el que lea esto tienes que saberlo. He parado lo imparable porque la curiosidad me ha salvado. ¡Bendita ignorancia! O saberlo todo o ignorarlo todo, ¡ningún punto intermedio! Sólo ruina… Por curiosidad, pensé, qué serán esas estrellas en mitad de la noche y he arrancado, a ciegas, los ojos malditos de la criatura blasfema que me ha obligado a deshacerme de mis propios ojos. Ha desaparecido, por el momento al menos, dejándome ciega, inutilizada, escribiendo estas palabras en mitad de la noche más profunda. Puedo, también, cobrar ahora la fuerza necesaria para hacer lo que hay que hacer.
  Por el acto puro de la curiosidad, siendo lo que creo que es una esclava absoluta de su voluntad no he podido resistir tocar esos ojos… Ahora, pienso, no le he herido porque sus ojos sean sensibles o se los haya arrancado realmente (aún me duelen las manos, ¡parecían leños ardiendo!, pero o los he perdido por el suelo o han desaparecido como la bruma antes de caer, igual que él, creo). Tienen razón los que creían que no hay forma de miedo más antigua y poderosa que el miedo a lo desconocido. Pues bien, tocándole y atreviendo mis manos en la profundidad de su negro poder, ¡he estado más cerca de conocerle en su esencia de lo que nadie lo ha estado jamás! Tal vez pierda todo su poder a través de nuestro conocimiento de su existencia. O tal vez nada de esto tenga sentido y tan sólo esté recuperándose del sobresalto y esté aquí, respirando sobre mí, esperando el momento oportuno para penetrar en este plano con toda el estruendo de su poder… No puedo permitirlo. Si realmente soy su único conducto hasta aquí, como todo parece indicar, sólo queda una solución.
  No he dedicado una sola palabra a quienquiera que pudiera estar leyendo esto hasta ahora. Y ahora no sé qué decir. ¡Temed! El temor os protegerá de saber demasiado. ¿Pero es recomendable permanecer indefenso ante sus recursos? ¿O el conocimiento sólo os acercará más a ellos? No lo sé. Entonces, tomad al menos este consejo. ¡Conoced el miedo! Parece que forma una parte más grande e importante de nosotros que todo lo que podamos ser capaces de aprender y conocer en toda la vida…

  Más allá de un estéril universo de estrellas carbonizadas, allende las áridas superficies que entrechocan en el espacio, en el seno de una oscuridad sin nombre e insondable, yace la sangrante bestia eternamente herida, extendiendo sus tentáculos por incontables dimensiones y vomitando roncos bramidos de ira agonizante. Hija del Caos, padre de la Muerte, madre de toda forma de dolor, tal vez, El Ardiente se retuerce sobre sí mismo como un aro de acero al rojo vivo inmerso en la profundidad de una llanura abisal. Puede allí encontrarse, orbitándole como una mota de polvo orbitaría la tierra, un insignificante fragmento de papel y pueden en éste entreverse, pese al inefable paso del tiempo, las palabras ‘…is fear of the unknown’.

jueves, 10 de marzo de 2011

Felicidad//Dolor

http://laescueladebohemia.blogspot.com/2011/03/felicidaddolor.html

Casa.

Piensas en un edificio, con sus puertas, ventanas, habitaciones y todas esas características que lo diferencian de un granero o un rascacielos o un silo nuclear.

Pero también piensas en TU casa. Y tan solo una parte infinitesimalmente pequeña del tiempo que pasas pensando en ella lo pierdes pensando verdaderamente en ella. Piensas en todo lo que representa para ti. Revives millones de pequeños recuerdos, fragmentos de la vida de un yo pasado que te dice qué hacer o no hacer o qué sentir. Ves el impacto que todos esos recuerdos y todos esos sentimientos tienen sobre ti y tu conducta actual y casi puedes sentir un escalofrío subiéndote por el espinazo.

Daría la mitad de mi vida por conocer la mitad de lo que sentís en estas situaciones. Somos animales costumbristas y simbólicos, ¡sin memoria no somos quienes somos! Perdemos todo rastro de identidad y queda detrás el cascarón de una máquina de entropía negativa. Pero, ¿qué seríamos si despojáramos de todos nuestros recuerdos de carga emocional? Poco más o menos lo mismo...


El sonido de unos tacones alejándose por el pasillo, el inextricable movimiento del polvo dorado en una columna de luz, la sacudida sensorial de un amanacer estrellándose sobre la ciudad, ¡nada de esto tiene precio! Podemos vivir y volver a vivir todos estos recuerdos, momentos y experiencias, pero jamás emular la carga emocional que ligamos a ellos con el tiempo. Y esto es algo que sobrepasa con creces los umbrales de la felicidad y el dolor...

Un día. Pasando cerca de unos columpios en un parque evoca y trae de vuelta recuerdos de una fragancia inimaginable, una felicidad éticamente incorrecta de lo grande que puede ser. La noche, la humedad postfluvial, chaquetones, columpios mojados. ¡TODO tan perfecto! Cada instante saboreando esos recuerdos parece añadir mil años de felicidad a la corta vida.

Otro día. Pasando cerca de unos columpios en un parque. La noche, la humedad postfluvial, chaquetones, columpios mojados. Pero, mi muy amigo mío, ya no es lo mismo. La noche emplomada ya no es lo mismo, ni la luna te sonríe ni las estrellas te abrazan ni las nubes te arropan. Todo está ahí, todos los elementos están dispuestos de la misma manera (aunque en otra ciudad). Y sin embargo la fuerza con que la decepción te golpea te deja sin resuello. ¡No ya dolor! Pero sí es la sombra de él la que hace que te lamentes, que te hagas preguntas, que te ralles, sí, para que finalmente te alejes lo suficiente de todo sentimiento originalmente ligado al recuerdo que todo se desvanece con un sueño y prosigues la caminata con una sombra pisándote las talones.


Y entonces uno cae en la cuenta. Todo esto, toda esta emoción contenido como en ámbar en estos recuerdos inmortales... somos nosotros.

miércoles, 2 de marzo de 2011

< A la Luz de las Sombras >


  Terminado ya 'Canto de Prometeo'. ¡Qué me impide comenzar el siguiente proyecto! A años luz aún 'Ouroboros' (en espacio y en tiempo, entiéndase), el proyecto más asequible ahora resulta ser ALDS, no ser que se me aparezca alguna otra clase de monstruo antes de tiempo... Quedan ahora por delante muchos o pocos días de colectar ideas de aquí y allá. ¡Tiempo! Que se forme un cúmulo de tiempo maldito, entretanto espero escoger de entre todas las ideas las óptimas para dar coherencia a este monstruo; eso sí, de terminarlo en tiempo finito, seguramente sucederá que sea más largo que Prometeo, ¿cuánto más? Se verá...

  Entretanto, ¡escribid, engendros de la disformidad!