ledb

Sólo estamos buscando al Hombre.
No necesitamos otros mundos. Necesitamos espejos.
No sabemos qué hacer con los otros mundos.
Un sólo mundo, el nuestro, nos es suficiente; pero no podemos aceptarlo tal y como es.
Solaris ~ Stanisłav Lem

viernes, 26 de agosto de 2011

EVO [II] - Tierra Joven 2 - (Erosión)

Al estudiar las genealogías dadas en la Biblia (por ejemplo ver Génesis 5 y 11) y otras fechas particulares, descubrimos que el universo tiene más o menos 6,000 años —no ‘miles de millones’. Existe mucha evidencia consistente con esta edad basada Bíblicamente. Por ejemplo:


1. Los continentes se están erosionando demasiado rápido. Si los continentes en verdad tuvieran miles de millones de años, ya se habrían erosionado por el viento y agua. La elevación de las montañas al igual que los otros procesos geológicos de ‘reciclaje’ no son capaces de explicar el nivel de erosión.


2. Los océanos no son lo suficientemente salados. Cada año se depositan millones de toneladas de sal en el océano a través de los ríos, incluyendo los subterráneos. Sólo una fracción de ésta regresa a tierra firme. Utilizando las presuposiciones más favorables para los que creen en edades grandes, la edad máxima absoluta del océano es tan sólo una fracción de los supuestos ‘miles de
millones de años.


3. La atmósfera no tiene el Helio pronosticado. El helio es un gas ligero formado durante la descomposición radioactiva alfa en los minerales en las rocas. Rápidamente escapa y entra a la atmósfera mucho más rápido de lo que puede escapar de la gravedad Terrestre. Aún si Dios hubiera creado la Tierra sin helio, la cantidad diminuta que existe hubiera tomado cerca de dos millones de años para acumularse. Esta observación indica que la edad máxima es mucho menor a los supuestos 3,000 millones.

Fechación Radiométrica y la antigüedad de la Tierra... - Answers in Genesis



  1.  Erosión y Orogenia

  No hay ningún artículo dentro de answersingenesis que explique qué les lleva a pensar que los ratios de erosión por toda la corteza terrestre superan con creces los de orogenia y vulcanismo y demás mecanismos de crecimiento. Tampoco esperaba encontrarlo. Pero he encontrado esto: No Slow and Gradual Erosion - Answers in Genesis.
  Empieza exponiendo la obviedad de que, si es cierto que hubo un Diluvio Universal, podrían esperar encontrarse capas y capas de fósiles de plantas y animales muertos y enterrados entre toneladas de barro, limo y tierra. Hummm. Antes de analizar los supuestos científicos que trata el 'artículo' acerca de las capas del Gran Cañón, quiero hacer una observación... El Gran Cañón tiene una profundidad de unos 1800 metros. Ellos admiten, para la consecución de sus hipótesis, que al menos hasta esa escala todas esas capas fueron producidas por el Diluvio Universal ya que están repletas de fósiles que ellos vinculan a esta catástrofe. Ahora bien, ¿cómo puedes 'rellenar hacia arriba' una meseta (ya que el Cañón está asentado en una meseta de más de 300 mil kilómetros cuadrados que ascendió varias millas por los movimientos tectónicos hace millones de años) de al menos 1800 metros verticales de sedimentos? Eso en principio no extraña, ya que en efecto posee varios kilómetros de profundidad distribuidos en capas.
  Lo que ocurre es que estamos hablando de unos aproximados dos millones de kilómetros cúbicos de deposiciones en un solo año. Cada día de los que duró el diluvio depositó en la meseta (recordemos, hacia arriba, estudiar la definición de meseta para más información) más de cinco mil kilómetros cúbicos de sedimentos. Y mientras iban cayendo unos los anteriores se estratificaban en cuestión de semanas siguiendo patrones de solidificación que solo se han observado en modelos de millones de años. Esto tendría ligero sentido si cada ciertas semanas durante el diluvio la lluvia fuera arrastrando diferentes animales y fósiles en distintos grados de desarrollo evolutivo enmarcados en diferentes materiales, aun violando los patrones que señalan el origen costero de algunos estratos del Gran Cañón. No hay agua en todo el planeta Tierra para mover tales masas de tierra y seres vivientes de formas tan precisamente parecidas a deposiciones de millones de años. Y, recordemos, hacia arriba y en todos los puntos de nuestro planeta donde podemos encontrar sedimentos con fósiles de kilómetros de profundidad. Puedo hacer un croquis si es necesario.
  Hablando de lo que el artículo trata estrictamente de demostrar... Los límites entre las diferentes capas observables en el Gran Cañón son llanos. Unos límites lisos y preciosos. Esto, según ellos, no concuerda con los conceptos ateos y seculares de erosión. La erosión típica que creemos conocer es la requiere décadas, siglos o miles de años en causar efectos visibles. Ahora bien, si la creación de los estratos del Gran Cañón han sufrido el paso de millones de años, ¿no tendríamos que ver señales de esta erosión? Precisamente por esto es que los cambios de estrato son planos, porque la erosión aplana los estratos conforme se van haciendo, sobre todo si lo hacen lentamente. Además, tras la formación de diferentes estratos sobre otros, los más antiguos se han ido haciendo más y más planos por el peso uniforme de los demás.
  Intentan imponer más falacias a lo largo del artículo, pero contrademostrarlas se me hace tan largo, tedioso y pesado (aparte de que tendría que pagar por leer varios artículos que he encontrado por ahí, como este). Las referencias que porta el artículo (¡al fin referencias!) son a algunos estudios publicados en ninguna parte por el ICR (Institute for the Creation Research) o libros publicados privadamente sin utilidad ni validez científica o escritos en las postrimerías de los 30. De hecho, una breve hojeada por Internet hace que te encuentres con esto cuando buscas información acerca del maravilloso libro publicado en nombre del ICR. Aunque tal vez sea más de lo que algunos quieren saber, aparte de las soberbias manipulaciones de datos... And so on...
  Y eso que la geología es una de las ciencias por las que menos me intereso, cuando no sencillamente no me gusta. Pero viendo esto casi me dan ganas de estudiarla.
  ¿Lo mejor? Ver cómo estos 'investigadores' intentan entrar en la realidad científica y utilizar el método científico y su tecnología experimental para confirmar unas hipótesis de la forma más falaz, arbitraria y falsa que uno puede malsoñar. Repito que no es arbitrario que decenas de métodos de datación, geológicos, radiométricos y demás apunten al mismo sitio. No es que nosotros lo queramos así. Es que es así. Y estas dataciones escapan con creces los errores de medida o experimentales que tendrían que suponer una diferencia de casi 5 millones de años...

  Aquí un par de estudios de esos que son de verdad:
  Thrust belts and foreland basins: from fold kinematics to hydrocarbon systems ~ Olivier Lacombe - Sociedad Geológica de España [Bastante interesante para este asunto a partir de la página 22, donde empieza a hablar del crecimiento de ciertos sistemas montañosos superando los ratios de erosión. Tiene 489 páginas. Ha sido publicado por separado por la Sociedad Geológica de España y por la General de Francia. El señor Lacombe es profesor en el Instituo de Ciencias de la Tierra de París, de la Universidad de Pierre y Marie Curie. Esta Universidad es la 6ª en Europa y la 39ª en el Mundo según consenso universitario mundial en el 2010. También es la 22ª en Ciencias Naturales y parte de La Sorbona.]
  Tectonics, climate, and landscape evolution ~ Escrito por Sean D. Willett - Sociedad Geológica de América [Este es algo más denso. 449 páginas. Interesante en los alrededores de la 100. Es profesor en el o la Eidgenössische Technische Hochschule Zürich, que lleva a ser algo así como Escuela Politécnica Federal de Zurich, de siglo y medio de existencia, con gran bagaje académico a sus espaldas (en 1921 ingresó un profesor llamado Albert Einstein...) con grandes departamentos de física, química y matemáticas puras.]






Long-term landscape evolution: linking tectonicsand surface processes ~ Escrito por Paul Bishop - Wiley InterScience [Me lo he encontrado de casualidad. Bien explicado. Más genérico que los anteriores, explica y desglosa los factores que interveienen en la evolución de la geografía desde el punto de vista física, ya sea por tectónica de placas, ya por erosión, sedimentación... Miembro de la Real Sociedad de Edimburgo, profesor en la Escuela de Ciencias Geográficas y de la Tierra de la Universidad de Glasgow, fundada en el 1451, cuando todavía no existía España, para orientarnos. Allí estudiaron Adam Smith (padre del 'capitalismo'), Lord Kelvin (un importantísimo físico, químico e ingeniero del siglo XIX que, siendo creacionista, aportó pruebas señalando a la edad de decenas de millones de años de la Tierra). ]






  Con esto concluye mi intento de refutar la hipótesis de la desproporción erosiva. Sencillamente, algunos procesos geológicos sólo pueden tardar en completarse cinco minutos, cinco mil años o cinco millones de años. Pero si hay procesos que únicamente pueden completarse en cinco mil millones de años y además están contrastados con decenas de tipos de dataciones radiométricas, basadas en sucesiones y cambios climáticos y glaciares, basados en cambios previsibles en radiaciones cósmicas... y todos coinciden, únicamente puede significar una cosa, se le den las vueltas que se le den. La tierra no tiene cinco mil años. Puede que tenga 3 mil millones o 7 mil millones en vez de alrededor de 5 mil millones, aunque tales errores sigan siendo improbables a escalas cósmicas...

jueves, 25 de agosto de 2011

EVO [I] - Introducción a la Teoría y Tierra Joven

  La Teoría de la Evolución es solamente una referencia formal a un hecho miles de veces documentado, corroborado y contrastado. La palabra Teoría no hace referencia, como muchos intentan hacer creer, al carácter hipotético del evolucionismo. La misma palabra se utiliza para designar la Gravitación o la Relatividad cuando estos otros dos hechos son tan reales y tangibles como la evolución. Sólo la entrada del evolucionismo en Wikipedia tiene 366 referencias. Goza de plena aceptación en el seno de la comunidad científica internacional y en toda universidad que se precie. Pero, claro, NADA en este mundo humano tiene 'total' aceptación.
  En contraposición al Evolucionismo (que, recordemos, no es una doctrina de fe sino un conjunto de leyes, observaciones y hechos apoyados por todas las luces de la razón y del método científico) está tomando fuerza todo un ramillete de contrateorías englosadas como Creacionismo, marcado por principios como el Diseño Inteligente, la Teoría de la Tierra Joven (como cita Wikipedia: Se estima en un 47% el número de estadounidenses que comparten esta opinión, y casi el 10% de universidades cristianas imparten esta teoría en sus clases.) y demás supuestos que, en cambio, sí suponen actos de fe.
____________________________________________________________

  Empecemos por desmontar el supuesto de la Tierra Joven.
  Según los creyentes en este hecho, la Tierra tiene una edad de entre 5.700 y 10.000 años, frente al consenso científico respecto a los 4.7 mil millones de años. Bien, esto es relativamente sencillo de averiguar. Existen varios métodos de datación que permiten conocer con mucha precisión la edad geológica de cualquier resto que puedas encontrar. Esto vale tanto para un jarrón de cerámica como para la Tierra en sí.
  Datación por radioisótopos. Debido a los principios y leyes que rodean la Física Nuclear (de nuevo, devenidas de la observación y métodos científicos), podemos afirmar lo siguiente:

  -Los núcleos atómicos se componen, principalmente, de neutrones y protones. El número, Z, de protones de un átomo determina el elemento al que representa. El número de neutrones de este átomo, N, es ligeramente variable. A cada una de las variedades de N se le llama isótopo de ese elemento.
  El ejemplo más sencillo se da para el Hidrógeno. El Hidrógeno se caracteriza por tener un único protón. Sus tres isótopos son protio, cuando no posee ningún neutrón, deuterio, cuando además del protón tiene un neutrón y tritio, que tiene dos neutrones acompañando su único protón.
  -La radiactividad es la consecuencia de la inestabilidad de un átomo. Cuando al átomo le resulta difícil contener la estabilidad del núcleo, existe una probabilidad constante para que se libere espontáneamente de energía sobrante que le ayude a recuperar, con sucesivos pasos, su estabilidad. La liberación de energía se hace a través de los diferentes tipos de radiación, alfa, beta y gamma. Cada una está compuesta por diferentes paquetes de energía o materia y su pérdida ayuda a estabilizar el núcleo. Diferentes isótopos de un mismo elemento serán más o menos estables y por tanto más o menos radiactivos.
  -Los tipos alfa y beta de radiación (núcleo de helio [2 protones + 2 neutrones] y electrones/positrones, respectivamente) producen cambios estructurales en el núcleo del átomo. En concreto, el número de protones se ve alterado, por lo que ahora el átomo se ha convertido a otro elemento. Este fenómeno se conoce como decaimiento radiactivo. Existen unas predeterminadas series que relacionan diferentes isótopos de diferentes elementos entre sí, estableciendo que los más pesados derivan en los más ligeros, sucesivamente, tras determinado tiempo liberando más y más radiación.
  -El decaimiento radiactivo está guiado por el período de semidesintegración y otras medidas intrínsecamente relacionadas. Esta magnitud refiere al tiempo necesario para que la mitad de una muestra dada se desintegre. Su validez se basa en mediciones de desintegración de muestras y en la ley de grandes números respecto a este tipo de sucesos aleatorios.
  -El período de semidesintegración y sus magnitudes relacionadas (ratio de decaimiento, tiempo de vida medio) son CONSTANTES para cada isótopo. Existen algunas excepciones puntuales a este punto, que en ningún caso afecta a los isótopos utilizados en mayores escalas que a la de centésimas de unidades percentuales (sí, del orden de 0,01s %, que para el supuesto caso de 4.7 mil millones de años, supondría obligarnos a decir 4.7 ± 0.00047 mil millones de años, un error tan pequeño que no merece más que una nota al pie). Estas excepciones a la característica constante a la desintegración radiactiva son:
    1.  Existe un único isótopo que exhibe variaciones notables de alguna unidad percentual respecto del medio químico en que se encuentre, en condiciones terrestres. Lo importante es que no solo este elemento no se usa en datación, sino que ese isótopo en concreto, el Berilio-7 es muy escaso, de tiempo de vida medio reducido y ligado a un origen cósmico.
    2.  Existe un tipo radicalmente distinto de decaimiento radiactivo en un medio totalmente ajeno al terrestre, el plasma del interior de las estrellas.
    3.  Esta última posibilidad resulta trivial por lo absurda que resulta, aunque bastante real al fin y al cabo. La relatividad del espacio-tiempo puede hacer que una muestra de material radiactivo que viaje por el espacio a velocidades (relativas a la velocidad de la Tierra por el espacio) astronómicamente altas, al ser traída de vuelta a la Tierra, mostrará evidencias de decaimiento más rápido de lo normal. Consultar la paradoja de los gemelos para más información.

  Como resulta obvio, en conjunto todos estos hechos blindan la siguiente proposición.
  La edad de una roca puede datarse por muchos métodos relacionados con la desintegración de isótopos radiactivos incluídas en ella. Dada una edad ofrecida por una roca tal, la edad de la tierra no será menor a la edad de esa roca, acaso mayor. La consistencia de la datación de alrededor de 4.7 mil millones de años está en concordancia con la edad inferida para el Sol y otros cuerpos del Sistema Solar.

  Aun así, existe una objeción no muy seria a esta datación:
  Se asumen los tres siguientes supuestos:
    1.  Las condiciones iniciales de la muestra de roca son conocidos con precisión.
    2.  La cantidad de elementos padre (los que inician la desintegración y son referencia) no ha sido alterada por otros procesos que no sean la propia desintegracián radiactiva.
    3.  El período de semidesintegración del isótopo padre ha permanecido constante desde que la roca se formó.
  Para algunos, el asumir estos tres supuestos supone un grave error. En efecto, parecen violar el método científico. Pues bien, en la datación radiométrica ya se asumen estos riesgos. Las condiciones iniciales están controladas por la temperatura de cierre, la temperatura bajo la cual la muestra de roca se solidifica y los elementos presentes en ella ya han culminado su difusión y estratificación (por tanto, los isótopos padre se separan de cualquier otro contaminante). Por tanto, la edad medida es el tiempo que ha pasado desde que la muestra superó la temperatura de cierre que la convirtió en un sistema cerrado. La cantidad de isótopos padre no ha sido alterada, en principio, por la razón ya expuesta, la roca se ha convertido en un sistema cerrado no influido por el exterior. El período de semidesintegración, en efecto, es constante. Aun así, existen métodos para salvar las probabilidades de error en la confirmación de estos principios, sobre todo el de 'sistema cerrado'. En una misma muestra se pueden hacer dos, tres, cinco o más tipos de dataciones radiométricas basadas en la desintegración. Se pueden aplicar y en efecto se aplican sistemas estadísticos que filtran los errores como el diagrama de Concordia. Y existen métodos basados en la creación de estelas y halos en las rocas por parte de las partículas alfa al atravesar la muestra durante las desintegraciones.

  La datación radiométrica no sólo parece un método blindado, seguro, confiable, científico, racional. Es que, además, lo es.
  Las conclusiones del RATE (Radioisotopes and the Age of The Earth), un proyecto del Institute for Creation Research y la Creation Research Society acaban asumiendo que el periodo de semidesintegración de ciertos isótopos se vio afectado por el Diluvio Universal de forma que todos ellos decayeron millones de veces más rápido de lo que las leyes de la física nuclear imponen a la realidad. No sólo el Diluvio Universal no existe (existen inundaciones aisladas, como la del mar Negro en la prehistoria, pero eso ya es otra historia...). No sólo un diluvio o inundación de cualquier tipo no puede afectar a los ratios de desintegración de los isótopos radiactivos. No sólo estos ratios son prácticamente constantes en la práctica (desde luego, sí que lo son en proporción a los desajustes necesarios para creer en la edad de 6000 años).
  Lo que ocurre no es sólo eso, sino que por mucho que les pese a algunos no se puede deformar la realidad y convertir el método científico en una falacia aberrante para ajustar los resultados de tu proyecto a la realidad que dicta un libro escrito por ancianos iluminados como tantos otros escritos por otros tantos ancianos iluminados.
  El método científico, la física nuclear, es más, las rocas y los isótopos radiactivos no oirán lo que los creacionistas de Tierra Joven les quieran ordenar. Los átomos se seguirán comportando como les dicta su naturaleza mientras los verdaderos científicos sondean sus verdades de muchas de las formas posibles.
  Pese a todo, me queda más y más claro a medida que investigo que los investigadores creacionistas buscan los métodos y los procedimientos susceptibles de arrojar los datos que buscan, casi negándose o obviando los métodos y prácticas que asegurarían una total verosimilitud a las conclusiones, porque sienten que si los datos contradicen tal o cual palabra bíblica, todo el universo se desmoronará a su alrededor. La diferencia estriba en que al verdadero investigador no le importa si la Tierra tiene 3000 años o 5 mil millones. Lo que le importa es que tiene una edad determinada, que representa la verdad respecto al origen de la Tierra; esa pequeña verdad es su meta, y su camino es buscarla esté donde esté mientras el creacionista se empecine en construir caminos imposibles que le lleven a verdades prefabricadas al gusto de teólogos que nada sabían del pulsante corazón de este planeta.


_______________________________________________________________


  La razón por la que he atacado la Tierra Joven (aparte de porque es una idea falsa, no requiere más justificación) es que supone un aro de fuego muy, muy estrecho para la realidad evolucionista. La evolución necesita de millones de años para dar fruto y una ventana de tiempo de no más de 6000 años no otorga a sus mecanismos más libertad de la necesaria para llevar del lobo al caniche o del hierbajo a la mazorca de maíz.
  Acabada y aniquilada esta falacia, desaparece un gran filón de supuestos cortapisas al evolucionismo. Quedan muchos más, pero tampoco demasiados...






  Avaron V.


Principales fuentes:
________
http://www.asa3.org/ASA/resources/wiens.html
http://en.wikipedia.org/
http://www.answersingenesis.org/get-answers
http://www.answersingenesis.org/get-answers#/topic/radiometric-dating

viernes, 19 de agosto de 2011

- Sin Nombre - I (?)

  P.

  La luz se derramaba sobre las aceras, bañaba los ajados lomos y rostros de los estoicos edificios y parecía escurrirse sobre el brillante asfalto. Como toneladas de oro líquido caía hasta cubrir la más pequeña grieta y el más sombrío rincón. Junto a aquella ola dorada venía también una brisa reconfortante, del aire más puro que uno podía soñar con inhalar profundamente en una ciudad tan contaminada como aquella, como cualquier otra. Bajo aquel torrente uno sentía primero una insoportable sensación de vulnerabilidad, como una presión que tirara de todos sus órganos y lo alzasen hacia el infinitamente claro cielo de la mañana. Después le conmovía la calidez del tacto de aquella luz tan pura y esperada.
  Era el primer día del año. Había habido ya muchos días desde el principio del año, pero aquel era el verdadero primer día, la primera vez que el sol abrazaba por completo las fachadas de las casas y los adoquines de las aceras, la primera vez que todos los objetos del mundo cobraban de repente un color y una intensidad que la humedad, el frío y la oscuridad habían intentado arrebatarles.
  No era necesario decirlo. Ningún hombre trajeado había anunciado estos hechos en el parte de la mañana, no hizo falta que se susurrase en los rincones de algún patio de vecinas. Simplemente, los habitantes de la urbe sabían que aquel día era el primer buen día, así que cuando uno más de entre tantos miles salía al exterior descubría que de pronto la ciudad entera había cobrado vida. Floristerías a pleno rendimiento donde antes se podría jurar que sólo se vendían raquíticas rosas rojas o rechonchas y oscuras flores de pascua. Cada retorcida y sucia calleja aparecía ahora como bañada en plata y oro bruñidos, tintadas del aroma a café y pan recién hecho, cargadas de la suavidad del continuo murmullo y estrépito humano.

domingo, 14 de agosto de 2011

0.55 y contando...

  0:55 y contando... Una noche cualquiera de un agosto cualquiera, por supuesto, pero no. Un 14 como otro cualquier catorce, pero no. Esta noche brilla. Este agosto brilla. Este año brilla. Resplandece amariconadamente, sí y mucho. Esta hora de lobos brilla, este minuto brilla.
  Y brilla por tu recuerdo, por la simple fuerza de tu recuerdo y tu capacidad de arrancarme la más sincera y dulce nostalgia. Brilla también por la potencia arrebatadora de una constatación: si consigo, antes de desaparecer de este mundo, de esta árida dimensión de luces y sombras, habiéndote hecho sentir por un solo instante lo que me haces sentir, aun en recuerdos, cuando nuestras miradas se encuentran... Habrá merecido la pena. Absolutamente todo, habrá merecido toda pena y gloria...
  1:00 y contando...